Blogs

Zapatero en Nueva York

Los esfuerzos de Rodríguez Zapatero por conseguir que España participe en la Conferencia de Nueva York del 15 de noviembre en que, a iniciativa de la Unión Europea, se intentará poner las nuevas bases del nuevo orden financiero internacional son dignos de encomio, y así parece haberlo entendido la opinión pública española, que también sabe lo difícil que resultará lograr tal objetivo. De momento, todos los tentáculos están extendidos para presionar sobre las principales cancillerías porque, aunque Bush será el anfitrión de la “cumbre” –para dicha fecha ya se habrán celebrado sin embargo las elecciones americanas-, el G-8 está presidido este año por Japón y el G-20, por Brasil. El presidente español, en China desde hoy como participante a la VII cumbre Europa-Asia (ASEM), tiene asimismo ocasión de hacer valer personalmente sus tesis ante varios de los miembros del G-8 y del G-20.

Los argumentos que respaldan esta pretensión se relacionan objetivamente con las dimensiones de nuestro país, que es el octavo en PIB nominal del mundo, el séptimo en dimensión de su sector financiero, el tercer inversor internacional, el primer inversor en América Latina y el propietario del mayor banco en capitalización de la Unión Europea. Cierto que no pertenece al G-8, el club de los ricos, porque su posición relativa era muy distinta en los años setenta del pasado siglo, cuando se creó en sucesivas fases la institución; sin embargo, la exigencia española de pasar a formar parte de esta instancia informal, aunque tan influyente, no es infundada: nuestro país ha superado a Canadá en Producto Interior Bruto, tiene más población –46 millones de habitantes frente a 33- y mantiene un protagonismo financiero y diplomático internacional incomparablemente mayor.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   La

La actual campaña de Rodríguez Zapatero tiene un fundamento concreto relevante, que se relaciona con la crisis económica que se pretende desentrañar, para obtener una actualizada regulación económica global que trascienda los criterios ya sobrepasados de Bretton Woods, adoptados en 1944, cuando estaba a punto de acabar la Segunda Guerra Mundial. España ha sido, con el Reino Unido, uno de los países europeos que más rápidamente ha reaccionado en socorro del sistema financiero, y nuestro modelo de regulación y supervisión adoptado por el Banco de España desde hace décadas ha demostrado ser sumamente eficaz. Pero más allá de la coyuntura, España ha emprendido un proceso de reubicación internacional que ya no es reversible. Y la batalla por contar en el sistema institucional global en función del tamaño objetivo de nuestra economía y de nuestra implicación política en la comunidad internacional se ha convertido definitivamente en un objetivo nacional que deberán perseguir todos los gobiernos a partir de ahora. Ello requiere mayor implicación del Estado en la política exterior, más sutileza en el cultivo de las relaciones –los errores pueriles de Zapatero han pesado muy negativamente- y, en el plano interno, la construcción de un consenso inquebrantable. Tras el efímero viaje al corazón del Imperio que realizó Aznar, que tan absurdo parece hoy día, PP y PSOE han de ir nuevamente de la mano en estos asuntos vitales en los que están en juego la posición y la reputación de España en el ámbito globalizado, ya que del acomodo que logremos dependen también, en gran medida, nuestra prosperidad y nuestro bienestar. 

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags: , , , ,

Deja tu comentario