Blogs

Todos iguales

La afición a los automóviles de alta gama, dotados de los más lujosos accesorios, es, a lo que se ve, un vicio general de nuestra clase política. Primero salió a la luz el dispendio del presidente del Parlamento de Cataluña, Benach, de Esquerra Republicana de Catalunya. Más tarde, el presidente socialista Touriño consentía en Galicia un dislate semejante, también a costa de los contribuyentes…

Pero no se ha detenido aquí la marea: ayer se conocía que las Cortes Valencianas, en que el Partido Popular disfruta de mayoría absoluta, han aprobado unos presupuestos de la Cámara para el próximo ejercicio en los que se incluyen dos Audi A-8 para los desplazamientos de su presidenta, la popular Milagrosa Martínez. La operación tendrá un coste para las arcas públicas de 278.000 euros -más de 46 millones de las antiguas pesetas.

Quienes hemos hecho siempre un esfuerzo por negar en los medios que todos los políticos sean iguales porque creíamos que esa afirmación era radicalmente injusta, ya no tenemos más remedio que aceptar que en todos los partidos existe la misma falta de sentido ético, de sentido de la ejemplaridad, de desprendimiento y hasta de valores. La moralidad pública está bajo mínimos, y estos tiempos de crisis, en que la austeridad personal es una obligación ejemplarizante, determinados gestos de insensibilidad son aún más rechazables.

Lo escribió Montesquieu con mano firme: “No son sólo los crímenes los que destruyen la virtud, sino también las negligencias, las faltas, una cierta tibieza en el amor de la patria, los ejemplos peligrosos, las simientes de corrupción; aquello que no vulnera las leyes pero las elude; lo que no las destruye pero las debilita”.

 

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags: , , ,

Deja tu comentario