Blogs

Desconcierto penal

De un tiempo a esta parte, los actores políticos –gobierno y oposición- pretenden resolver las más graves disfunciones sociales mediante el endurecimiento sistemático del Código Penal, como si las leyes pudieran obrar milagros y como si la única terapia clínica en manos de la medicina fuera la cirugía.

La sinrazón acaba de ser puesta de manifiesto por el Consejo General del Poder Judicial, que en un informe no vinculante sobre la nueva reforma en ciernes opone dos objeciones serias a los cambios que se postulan en el Código: en primer lugar, las nuevas penas que se impondrá a los agresores sexuales no son proporcionadas porque, por graves que sean estos delitos, siempre será más punible y reprobable el asesinato que el abuso. En segundo lugar, es muy dudosa la figura de la libertad vigilada para terroristas y pederastas porque no tiene sentido que esta situación suponga un “régimen vital” peor que el tercer grado, en el que, antes de quedar en libertad, el recluso ya puede trabajar fuera de la cárcel.

La lucha contra la delincuencia no es tarea simple, ni puede resolverse por la vía exclusiva de agravar los castigos. Habría que entenderlo cuanto antes para no incurrir más veces en el disparate o en la demagogia.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags: ,

Deja tu comentario