Blogs

Endesa: la primera en la frente

El principio liberal de libre circulación de capitales sobre el que se asienta la Unión Europea hace obligado que no se impongan barreras a la internacionalización de las grandes empresas. En abstracto, la compra de Endesa por la italiana Enel no es, pues, objetable. Sin embargo, los críticos de esta operación acaban de cargarse de razón al producirse una decisión muy relevante y negativa para España: a pocas fechas de la toma de control de Endesa por Enel, la matriz ha decidido el recorte en un 45% de las inversiones previstas por aquella compañía en el próximo cuatrienio. Si aquí teníamos problemas de suficiencia energética y de calidad en la prestación del servicio eléctrico, es claro que, lejos de resolver esos déficit, vamos a agravarlos.

Con toda evidencia, hemos pecado de ingenuidad y de quijotismo. El primer objetivo de un Estado es preservar los grandes servicios públicos y el abastecimiento de los ciudadanos. Y mientras Francia e Italia mantienen la propiedad pública de la producción eléctrica, nosotros nos hemos desarmado a la ligera. La venta está cerrada pero nada debería impedir una reacción airada a la medida, que incluso podría llegar a la amenaza de renacionalización de Endesa.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Deja tu comentario