Blogs

Tres años para un dictamen

El nuevo Estatuto de Autonomía de Cataluña de 20 de julio de 2006 fue recurrido aquel mismo mes ante el Tribunal Constitucional por el Partido Popular, el Defensor del Pueblo y otros actores institucionales. Quiere decirse que pronto se cumplirán tres años de deliberaciones, durante los cuales se ha abierto paso, a modo de filtración, la idea de que el texto estatutario no saldrá indemne de la prueba. La duda estriba en si la sentencia será interpretativa –no modificará la carta catalana y se limitará a expresar cómo debe interpretarse- o si inexorablemente habrá cambios en las cuestiones más polémicas.

Pero en el entretanto, como es natural, el Estatuto está en pleno vigor y el Parlamento de Cataluña lo está desarrollando. La nueva Ley de Educación de Cataluña es el último ejemplo de las normas que podrían quedar invalidadas según cuál sea la resolución del Constitucional. En definitiva, una sentencia tan tardía puede producir graves daños en diversos sentidos.

Y la pregunta es inevitable: ¿cómo es posible tanta demora? ¿Hacen falta tres años para que unos profesionales del Derecho lleguen a conclusiones y ofrezcan una decisión sobre el caso? ¿No estaremos ante un fracaso debido a una gran incompetencia?

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Una respuesta a “Tres años para un dictamen”

  1. Joja dice:

    Señor Antoni Papell a mi juicio se está haciendo de rogar para que se apruebe ala menos la nueva financiación, hechos consumados se llama a eso, cuando esta se pacte muy poco tiempo después saldrá la sentencia del TC con una mayoría de cambios interpretativos y muy pocos supresores de artículos, dará igual al menos tendrán la financiación. Está claro lo que estoy diciendo, hay presiones del ejecutivo para que el TC contitucional no se pronuncie y el estatut se desarrolle por la vía de los hechos consumados, efectivamente Montesquieu ha muerto.

Deja tu comentario