Blogs

Berlusconi y nosotros

Los últimos escándalos han afectado al crédito de Berlusconi, quien, pese a no tener enfrente a un adversario organizado, tan sólo ha logrado, al frente del Polo de la Libertad, el 35% de los votos, un 2% menos que en las elecciones generales del año pasado y muy por debajo de sus propios pronósticos (tanto el primer ministro como las encuestas auguraban un 40% para el PdL). La opinión pública no ha sido, en fin, insensible a la degradante conducta del personaje.

Aquí, en cambio, la corrupción económica no hace mella en los electores. Pese al “caso Gürtel”, que involucra a políticos de las comunidades de Madrid y Valencia, en ambas el Partido Popular ha mejorado ostensiblemente el apoyo de que disfruta. En localidades cuyo alcalde ha tenido que dimitir por haber sido imputado judicialmente, el ascenso ha sido espectacular.

Estas líneas de asombro y desazón no son en absoluto partidistas. El color político de los protagonistas de la sinrazón carece de importancia. Porque lo inquietante no es que haya corrupción sino que la ciudadanía no la rechace con contundencia. Diríase que nuestros códigos de valores éticos se han relajado hasta extremos difíciles de entender.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Deja tu comentario