Blogs

Libros

Las nuevas tecnologías de la información, con Internet a la cabeza, han afectado decisivamente a las grandes industrias culturales: los medios de comunicación, la música y el cine están experimentando transformaciones decisivas en su modelo de negocio. Y ahora le toca el turno al libro. El libro electrónico –el eBook- ha irrumpido con fuerza imparable, tanto en el terreno de la explotación legal –Amazon carga automáticamente por wifi los libros adquiridos por Internet en su lector Kindle- como en el de su difusión gratis total en las redes de intercambio P2P. En España, la explotación comercial de libros electrónicos está en sus primeras fases, pero en la red ya pueden encontrarse sin esfuerzo las últimas novedades (la trilogía de Larson, por ejemplo, está íntegra al alcance de quien quiera descargarla).

Google, por su parte, ha emprendido una vasta labor de escaneo de todas las obras literarias cuyos derechos de autor han caducado, ha firmado un acuerdo de comercialización con los editores americanos y está negociando con los de la Unión Europea. Su proyecto global se suma a otras iniciativas espléndidas más locales (en España, realiza esta tarea el Instituto Virtual Cervantes, que disfruta de financiación del Banco de Santander).

El libro clásico no desaparecerá, sin duda, ya que su valor como objeto cultural perdura. Pero no hay duda de que toda la industria editorial sufrirá una grave convulsión. Es la hora de aceptar el gran cambio y de adaptarse a él. La innovación es imparable y perecerán en el camino quienes no entiendan que lo inteligente es anticiparse al futuro.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Deja tu comentario