Blogs

Polanski

La opinión pública ha quedado desconcertada ante la cerrada reacción corporativa de los cineastas que han salido en defensa del director franco-polaco Roman Polanski al ser detenido en Suiza en atención a una orden de busca y captura emitida por la Justicia norteamericana por una violación de una menor de 13 años hace 32 años. Docenas de nombres ilustres forman la lista de quienes se han solidarizado con el violador: Almodóvar, Woody Allen, Ettore Escola, Martin Scorsese, Win Winders… Y en algún caso, el argumento ha sido pintoresco: “La justicia norteamericana aterra”, ha dicho el español Almodóvar para justificar lo injustificable.

El delito que se le imputa a Polanski es repulsivo y la real o imaginaria genialidad del personaje ni es ni atenuante ni mucho menos eximente de su responsabilidad. Por lo tanto, la defensa que hacen de él sus colegas es una clara prueba de ciego y sordo corporativismo, que por cierto es muy habitual también en otras profesiones. Pero el asunto es más complejo: la detención de Polanski en Suiza deja en evidencia a los países que lo han acogido durante estos 32 años. ¿Acaso Francia, que le ha dado principalmente cobijo, apoya la violación de menores?

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Deja tu comentario