Blogs

Pacto social

Ya no se habla del pacto social, aunque las condiciones de nuestra economía siguen siendo pésimas. Los presupuestos de 2010 –que reducen significativamente los estímulos fiscales, contra lo que recomienda el G-20- y la futura ley de Economía Sostenible –cuyos efectos serán a largo plazo- no configuran suficientemente una respuesta de choque a la recesión. Es preciso además poner en marcha las reformas estructurales que modernicen nuestro mercado laboral y el marco jurídico de la actividad empresarial.

La experiencia demuestra que la actitud expectante del Gobierno ante unos agentes sociales que no parecen tener prisa no conduce a nada. Es necesario que el Ejecutivo, con pautas claras –la Agenda 2010 suscrita en Alemania por todas las partes en 2003 es un buen modelo- impulse la negociación con arrojo. No se trata de abaratar el despido –es una necedad resumir el pacto social en esta anécdota- sino de lograr la necesaria flexibilidad del sistema sociolaboral que nos procure la necesaria competitividad para salir adelante. 

Se entiende mal que, en la presente situación de emergencia, los sindicatos sesteen, los empresarios se enroquen en su comprensible irritación y el Gobierno mire, sencillamente, hacia otro lado. 

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Deja tu comentario