Blogs

El ahorro del miedo

En esta fase recesiva del ciclo, el consumo de las familias se encuentra en niveles bajísimos, lo que provoca un exceso de oferta que compromete la supervivencia de muchas empresas al tiempo que tira de los precios hacia abajo, tal vez hasta la peligrosa deflación. Y, sin embargo, esta situación no es debida al empobrecimiento de los consumidores sino a que éstos destinan gran parte de sus rentas al ahorro, en previsión de los malos tiempos que puedan avecinarse.  Según datos publicados en los Cuadernos de Información Económica editados por FUNCAS, el presente ejercicio podría terminar con una tasa de ahorro del 18,9% de la renta disponible. En 2008, dicha tasa fue del 12,5% y el porcentaje previsto para este año es “el más alto desde que se dispone de contabilidad nacional”.

Es evidente que este retraimiento, debido al miedo, guarda una relación directa con las expectativas económicas y con la interiorización que haga de ellas la ciudadanía. En consecuencia, se debería evitar cualquier atisbo de demagogia al respecto. En concreto, es censurable que en este delicado asunto el Gobierno manifieste optimismo infundado y la oposición, pesimismo exagerado. Por obvias razones, la crisis debería estar, en fin, al margen del debate político (lo que no significa que poder y oposición no puedan rivalizar en propuestas) porque ello facilitaría una recuperación rápida y racional del consumo y de la inversión.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Deja tu comentario