Blogs

Secuestros

El Partido Popular, dispuesto a sacar toda la tajada política imaginable del secuestro del Alakrana por piratas somalíes (está en su derecho), ha llegado a manejar el argumento inefable de que el problema debía haberse resuelto mediante el uso de la fuerza y no por el procedimiento de la negociación y el rescate.

Por fortuna, en el actual estadio de nuestro desarrollo cultural, la vida humana no tiene precio. Y cuando está en juego la vida de personas amenazadas por delincuentes, el criterio del Estado y de las instituciones democráticas no es el de la inflexibilidad sino el de agotar todos los mecanismos de diálogo y persuasión antes de recurrir, en el extremo, a la violencia legítima de las fuerzas de seguridad. Así ocurre hasta en las películas de policías y ladrones que tanto contribuyen a consolidar el universo pragmático de nuestros valores cívicos.

El negocio de los piratas somalíes es tan rentable precisamente porque las cosas son de este modo. Porque ningún país occidental se negará a pagar un rescate a cambio de la vida de uno solo de sus marineros. Y es muy chocante que la oposición española reclame al gobierno que actúe como ella misma nunca actuaría: no es creíble la tesis de que Rajoy gestionaría un problema semejante de otro modo. 

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Deja tu comentario