Blogs

Haití

La población de Haití ha sido víctima de un gran desastre natural –un terremoto de grado 7 en la escala de Richter- que ha causado decenas de miles de muertos y una gran destrucción, que agrava la penosa miseria que ya aquejaba secularmente al país, residencia de esclavos manumitidos que nunca alcanzaron a vertebrar un verdadero Estado, pese a estas a las puertas del imperio norteamericano. Lo sangrante del caso es que de haber ocurrido este mismo terremoto en Europa o en Japón, apenas hubiese representado una noticia incruenta y anecdótica. 

Lo ha explicado lacónicamente en la prensa Xavier Goula, jefe de sismología del Institut Geològic de Catalunya: “La construcción antisísmica es demasiado cara para Haití”. Y ello a pesar de que el país esté sobre una de las fallas más geológicamente activas del hemisferio. En otras palabras, los pobres de la tierra están todavía sometidos a los efectos directos de las fuerzas naturales, como si tras ellos no hubieran discurrido milenios de civilización, desarrollo y cultura. 

Éste es probablemente el reflejo más claro de la injusticia planetaria, de la insostenible fractura entre la opulencia y la miseria, entre el mundo del siglo XXI y el que permanece anclado en los pozos medievales. ¿Cómo puede extrañar, ante estos hechos, que algunos desesperados se entreguen al fanatismo homicida y devastador?

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Una respuesta a “Haití”

  1. Jimbo Jones dice:

    Parte de la miseria de Haití se explica cuando países como España de corriente no muestran más interés por aquel lugar más que para hacer turismo sexual y tirarse a las nativas. Así no se es solidario ni se ayuda al desarrollo de nadie, más que de los propios bajos instintos de quienes debieran avergonzarse por ello y, probablemente ahora tras el desastre, lo hacen.

Deja tu comentario