Blogs

Más odioso el desparpajo que la corrupción

La noticia, tan pintoresca como repugnante, daba ayer la vuelta al país por lo llamativo de su contenido y a pesar de su carácter local: María Antonia Munar, la presidenta del Parlamento de Baleares, dos veces imputada por corrupción, aferrada al cargo porque se lo permite el reglamento del Parlamento, fundadora y expresidenta de la formación regionalista Unió Mallorquina que, más que un partido político, es una auténtica asociación de malhechores, ha tenido el desparpajo de recibir a más de 70 niños de varios colegios mallorquines en el marco del programa ‘Diputados por un día’ para impartirles lecciones de ética democrática.

 

La tal Munar, acusada de ser cerebro y beneficiaria principal de un sinfín de corrupciones que envuelven a numerosos altos cargos de Unió Mallorquina, lo que ha forzado al presidente Antich a expulsar a todos sus compañeros de partido del Ejecutivo balear, ha resumido así su concepción ética de la vida: “lo que nos hace ser personas respetables son nuestros valores y nuestros compromisos con nosotros mismos y con los demás. Más adelante, exhortó a los niños a abrazar valores como “la bondad, la convivencia, la paz, la igualdad o la justicia”.

 

La corrupción es detestable pero lo es todavía más el desparpajo indecente de quienes hacen exhibicionismo hipócrita de su degradación.

 

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags: ,

Deja tu comentario