Blogs

España en el mundo

El debate político, tan contaminado por la corrupción en los últimos tiempos y consecuentemente desabrido y desatinado con frecuencia, ha llegado a la frívola discusión de si España mantiene o no la figura en el ranking económico mundial. Cospedal ha acusado al Gobierno de ser el causante de que nuestro país pierda posiciones, a lo que el Ejecutivo ha respondido con indignación… Las estadísticas del FMI no sustentaan ni la mudanza ni la permanencia, aunque las proyecciones de esta organización dan alas a los desocupados, al parecer dispuestos a polemizar con lo que sea.

 

La discusión es, en todo caso, pueril y avala una vez más la tesis de que nuestra clase política –toda ella, con las honrosas excepciones que se quieran señalar- no está a la altura de las circunstancias ni de los requerimientos de una sociedad adulta como la nuestra.

 

No parece probable que, a corto y medio plazo, varíe la posición relativa de las viejas potencias occidentales en las clasificaciones por riqueza. Pero es inexorable que las grandes potencias emergentes –China, India y Brasil, especialmente- vayan adelantando posiciones hasta situarse en cabeza. Es ley de vida… y de la demografía. Y es absurdo que esta evidencia pretenda utilizarse por unos o por otros como arma arrojadiza.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Deja tu comentario