Blogs

La lengua como imposición

La frase es de Carod-Rovira, en la presentación del balance del presupuesto de la Secretaría de Política Lingüística (200 millones de euros en siete años), dependiente de su consejería: “un inmigrante ecuatoriano en Madrid será siempre un inmigrante. Pero un inmigrante que hable catalán, será uno de nosotros”. La sandez estuvo acompañada de alguna más: según Carod, el catalán ha logrado una “internacionalización real” puesto que ya se enseña en más universidades que el holandés o que el griego clásico. Difícil de creer.

 

El pintoresco aserto de Carod debería leerse de otra manera: el ecuatoriano que llegue a Madrid, podrá integrarse sin tener realizar esfuerzos gratuitos; en cambio, el ecuatoriano que llegue a Cataluña será un charnego hasta que aprenda catalán. El sectarismo es lo que tiene: sus adeptos consiguen convencerse de que la imposición y la exclusión se llevan a cabo en beneficio de los sacrificados.

 

En resumen: si no se ve que los catalanes tienen una gran riqueza lingüística al poseer el castellano además de su lengua materna, el catalán, se acabará falseando la realidad y desbarrando. A la vista está.

 

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Deja tu comentario