Blogs

Corrupción y apoyo electoral

Las encuestas que se publican, a las que no se puede negar por sistema su veracidad, confirman que no existe una relación significativa entre los episodios de corrupción protagonizados por algún partido político y el apoyo electoral que ese partido recibe de los ciudadanos que han sido víctimas del expolio. Durante esta legislatura, se han descubierto en algunas comunidades autónomas y están actualmente en los tribunales los episodios de esta índole probablemente más bochornosos de nuestra democracia, que han tenido un elevado costo dinerario para todos los ciudadanos/contribuyentes, y no se observa en absoluto un reproche social generalizado. En algún caso, ocurre incluso al contrario: los “perseguidos” por la Justicia incrementan su apoyo popular y hasta son airadamente defendidos a veces de  las fuerzas de seguridad que van a detenerlos porque son considerados víctimas de la perfidia justiciera de sus adversarios.

 

El espectáculo es desolador, y en fondo sólo tiene una explicación: la convicción generalizada de que todos los políticos son iguales, aunque algunos son pillados in fraganti y otros no. En otras palabras, la sociedad se habría acostumbrado a vivir con la corrupción y a transigir con ella, que sería el precio que habría que pagar por disfrutar el modelo democrático.

 

Ocioso es decir que estas opiniones son preocupantes y que la clase política está obligada a realizar un gran esfuerzo de pedagogía para cambiar las cosas. Y, desde luego, no llegará el reproche social si los partidos no someten primero a su propio reproche a quienes han deshonrado sus siglas enriqueciéndose ilegítimamente a su costa.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Deja tu comentario