Blogs

El daño ya es irreparable

Los controladores aprobaron el martes en referendo ir a la huelga casi por unanimidad, pero la dirección de su sindicato, la USCE, al que pertenece el 95% del gremio, ha supeditado la decisión al desarrollo de la negociación del convenio colectivo que mantiene con AENA, es decir, con Fomento. La táctica es clara: la Administración habrá de negociar con la espada de Damocles de la huelga sobre su cabeza.

 

No es irrelevante –es obvio- que haya o no huelga, pero buena parte del daño ya está hecho y es irrparable. La amenaza que pende sobre el transporte aéreo, que puede generar un caos aeroportuario en la segunda quincena de agosto, es un factor disuasorio suficiente para que muchos potenciales turistas que pensaban viajar a España cambien su destino, por comprensibles razones de prudencia. Así lo reconocen, con gran preocupación, todos los actores del sector. En definitiva, los controladores han frustrado significativamente la buena marcha del turismo este año, que estaba contribuyendo a paliar los efectos catastróficos de la recesión en nuestro país.

 

Así las cosas, muchos nos preguntamos, con pleno derecho, cómo puede ser que este colectivo de desaprensivos continúe gozando de salarios superiores a 200.000 euros anuales (ésta es la cifra que ofrece Fomento hasta el 2013). Cuando lo lógico sería decretar que ningún servidor público pueda tener ingresos superiores a los del presidente del Gobierno, que representan aproximadamente la mitad de lo que cobran estos afortunados.

 

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Deja tu comentario