Blogs

En manos del nacionalismo

Las elecciones catalanas del próximo otoño hacen impensable que CiU, el partido que otorgaba habitualmente estabilidad a los gobiernos minoritarios desde la Transición, se implique en los Presupuestos de excepción que habrá que diseñar este año para canalizar el esfuerzo de la salida de la crisis. Por lo que, si alguien no lo remedia, estaremos en manos del PNV, que ya ha anunciado que sus contrapartidas al apoyo, siempre muy onerosas para todos, serán esta vez no sólo pecuniarias sino también políticas. Es decir, soberanistas.

 

Parece una fatalidad pero no lo es. Resultaría evitable esta situación si los demás partidos de la Cámara Baja, y en particular el PP, tuvieran cierta grandeza. En momentos de emergencia como el actual, con 4,6 millones de parados que miran con perplejidad la escena del oprobioso forcejeo político, cabría la posibilidad de un Presupuesto apoyado por casi todos. O de un gesto que permitiese al Gobierno implementar su propia opción, asumiendo en este caso toda la responsabilidad.

 

Ya está bien de achacar a los defectos sistémicos de nuestro modelo las culpas del protagonismo exorbitante e interesado que adquieren algunas minorías nacionalistas. Las cosas no serían así si todos los miembros del establishment entendieran la política como un servicio y no como una oportunidad.

 

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Deja tu comentario