Blogs

Secuestros y rescates

Ante los criminales secuestros de ciudadanos europeos por Al Queda en el Magreb Islámico (AQMI) en la zona del Sahel, en África Occidental, se han puesto en práctica tres estrategias distintas: la negativa a cualquier negociación o pago de rescate, adoptada por el Reino Unido, acabó con la muerte de un ciudadano de esta nacionalidad, Edwyn Dier, en junio de 2009; la respuesta militar, organizada por Francia en colaboración con Mauritania, desembocó también en el asesinato del cooperante francés Michel Germaneau en julio pasado; la negociación y el presumible pago de rescate, así como la puesta en libertad de un mercenario por Mauritania, ha permitido la liberación de los tres cooperantes españoles.

 

Sería muy difícil y presuntuoso intentar un diagnóstico moral que juzgara las tres conductas diferentes. Las tres están fuertemente fundamentadas en valores indiscutibles, aunque no necesariamente compatibles entre sí. Es plausible la firmeza ante el delito, así como las actuaciones en legítima defensa. Pero también lo es la claudicación, dentro de ciertos límites, a las pretensiones del agresor para salvar la vida de los amenazados. El ‘estado de necesidad’ es una eximente que entronca con el Derecho Romano.

 

En cualquier caso, puestos a elegir, quien firma se decanta por la fórmula española, por la que con la pérdida de unos adarmes de dignidad se ha conseguido asegurar la vida de tres filántropos que fueron a África para mitigar la miseria de sus ciudadanos

 

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Deja tu comentario