Blogs

Paro, crecimiento, productividad

Después de cuatro meses con datos positivos de empleo, agosto nos ha devuelto a la prosa de la crisis con un incremento de algo más de 61.000 nuevos parados y una caída de la afiliación a la Seguridad Social de más de 130.000 personas. La estacionalidad de ciertas actividades explica esta secuencia, que nos enfrenta a la cruda realidad: en tanto no crezcamos a mayor ritmo o incrementemos la productividad, el desempleo no remitirá significativamente.

 

Éste es el dilema que debemos resolver para devolver el desempleo a niveles soportables: o crecemos más deprisa o incrementamos el rendimiento del trabajo. Y puesto que estamos en pleno ajuste económico, que nos impide invertir y estimular la demanda, el crecimiento será inevitablemente lento. Por lo que si queremos enfrentarnos a la situación con realismo, no habrá más remedio que luchar por la productividad. Lo que nos obligará a realizar profundas reformas estructurales.

 

En otras palabras, estas reformas –en relaciones laborales, educación, pensiones, energía, etc.- no son especulativas: sin ellas, la salida de la crisis puede durar una década. Lo que nos haría perder el tren del desarrollo y nos devolvería a estadios de bienestar que habíamos olvidado tras años de bonanza económica.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Deja tu comentario