Blogs

Gitanos

La expulsión de cientos de gitanos del Este de Europa decidida por Sarkozy ha merecido la repulsa contundente de todos los grupos políticos de la Eurocámara, con la sola –e increíble- excepción del Partido Popular Europeo. Hasta el pusilánime y melifluo Durao Barroso ha afeado unas medidas que resucitan “los fantasmas del pasado”.

 

Sin embargo, estas expulsiones basadas claramente en criterios étnicos, que recuerdan inevitablemente los peores episodios racistas que ha vivido el Viejo Continente, han contribuido grandemente a elevar la popularidad de Sarkozy en las encuestas, de forma que el presidente francés vuelve a ser un candidato con posibilidades de reelección.

 

Es penoso constatar los miedos ancestrales de la sociedad civil, que aplaude la discriminación de lo diferente para sentirse más segura. Pero lo es todavía más contemplar cómo un gobernante democrático estimula las bajas pasiones de las muchedumbres en vez de hacer pedagogía. La bajeza moral del presidente de Francia pasará a los anales de la manipulación democrática y de la ambición enfermiza de poder a cualquier precio.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Deja tu comentario