Blogs

¿Quién falseó los stress tests?

Apenas alguna tímida voz se ha atrevido a poner de manifiesto la sorpresa y la consternación que le produce el hecho de que el rescate irlandés haya tenido que realizarse después de que los célebres “stress tests”, las pruebas de esfuerzo a que fueron sometidas las grandes instituciones de crédito de la Eurozona, aseguraran que los bancos irlandeses eran absolutamente solventes. Cuando la explicación que se da para justificar el salvamento internacional de las finanzas irlandesas es precisamente el contrario: la banca irlandesa, un gigante con pies de barro, no ha podido rehacerse del estallido de la burbuja inmobiliaria. ¿Les suena?

 

Los dos bancos irlandeses sometidos a los referidos tests fueron el Allied Irish Bank y el Bank of Ireland. Ambos superaron el estándar de un 6% de Tier I (ratio de capital que incluye acciones, reservas y preferentes) en un escenario económico muy negativo, aunque en el caso del Allied Bank se había descontado una inyección de capital adicional de 7.400 millones de euros que debía captar en el mercado antes de fin de año o, en caso contrario, sería aportada por el Estado. Además, aplicando un celo semejante al que mostró la mayoría de los supervisores bancarios de la Eurozona, el supervisor irlandés introdujo supuestos más duros que los aplicados en el resto de Europa al estimar mayores pérdidas de crédito asociadas al ‘banco malo‘ público que se iba a quedar con los activos tóxicos de las entidades (NAMA) y con el crédito promotor. Y a pesar de estos sombríos escenarios extremos, los bancos aprobaron.

 

Así las cosas, cobra verosimilitud la tesis, defendida apenas por una parte marginal de los medios de comunicación, de que el resultado de las pruebas de esfuerzo de los bancos no fue confeccionado por los expertos sino por los políticos, que llegaron a un pacto discreto para tranquilizar a sus bases electorales. Pero finalmente la realidad se ha impuesto a la mendaz fabulación.

 

Los esfuerzos por eludir el pesimismo fracasan en cuanto uno se percata de la debilidad política, intelectual y moral de quienes manejan este proceso de salida de la crisis y no sienten el menor rubor cuando han de decir hoy lo contrario de lo que sostenían ayer.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Deja tu comentario