Blogs

La ley Sinde, perfectamente inútil

La llamada ley Sinde, acordada por el Gobierno con el PP, es un texto perfectamente inútil desde el punto de vista de la protección de los derechos de autor. El único mérito que se le puede atribuir es el de demostrar cierta preocupación del Estado por una situación poco sostenible, en que la incapacidad de las industrias culturales para adaptarse a la nueva realidad impuesta por Internet y las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación está haciendo imposible la protección de la autoría intelectual.

 

La inutilidad es objetiva: dicha ley, que ya parece en su última versión totalmente respetuosa con la legalidad, permitirá cerrar páginas web que pertinazmente y tras el correspondiente aviso insistan en permitir descargas de  contenidos culturales protegidos por derechos de autor.

 

Este mecanismo no es, evidentemente, eficaz para cerrar páginas web ubicadas en servidores situados fuera de España, ni afecta a los intercambios que se produzcan mediante el sistema P2P, ni a los contenidos de las News. No hace falta decir, en definitiva, que quien pretenda descargarse un objeto cultural –película, grabación musical, libro electrónico, programa de software, etc.- y tenga un mínimo conocimiento de la oferta ubicada en la Red, no se verá impedido por la ley Sinde de conseguirlo.

 

Explicitar esta opinión no significa que haya que resignarse a la absoluta gratuidad de los contenidos por sistema, puesto que tal criterio agostaría evidentemente la producción artística y cultural, pero sí que el problema no tiene soluciones simples ni automáticas. Y que desde luego no habrá modo de lograr que se recuperen las industrias culturales si éstas no reaccionan imaginativamente y consiguen rentabilizarse por vías innovadoras.

 

 

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Deja tu comentario