Blogs

Perplejidad europea

El inesperado terremoto que afecta a los regímenes dictatoriales del Norte de África y del Próximo Oriente ha descolocado a la diplomacia internacional, pero a medida que pasan los días, las sucesivas reacciones que van produciéndose ponen a cada cual en su sitio. Hoy se reúnen los ministros de Asuntos Exteriores de la UE para tratar de dejar atrás su perplejidad  y procurar ofrecer una respuesta única al gigantesco cambio de los equilibrios pero, de momento, tan sólo Merkel, Sarkozy y Cameron se han manifestado con cierta claridad en un comunicado conjunto sobre tales acontecimientos. Los tres líderes han expresado su “profunda preocupación” por la evolución de los acontecimientos en Egipto, país clave del arco árabe, han pedido a Mubarak que “renuncie a toda violencia contra civiles desarmados y reconozca los derechos pacíficos de los manifestantes” y le  han instado a que “comience un proceso que debería verse reflejado en un Gobierno de amplia base y en elecciones libres y limpias”.

 

El silencio español es reflejo de la irrelevancia en que nos estamos sumiendo, de la mano de un disolvente disenso interno en materia de política exterior (Zapatero ha excusado su opinión hace unas horas porque “una injerencia sería un riesgo para el proceso”). Y la incapacidad de la Unión Europea para lograr un pronunciamiento no sólo unitario sino también valiente y constructivo es de extrema gravedad porque constituye la prueba más fehaciente de un colosal fracaso de la integración continental, que no sólo ha de temer por la salud del euro sino que acaba de constatar la definitiva implosión de la política exterior y de seguridad común.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Deja tu comentario