Blogs

Egipto: la libertad no avanza

Mubarak está trampeando con cierto éxito hasta el momento. Su número dos, Suleiman, un militar que ha sido y es cerebro de los servicios de inteligencia de la dictadura, ha sido capaz de sortear los peligros de la movilización popular y de conseguir que Mubarak permanezca en el país, aunque con la renuncia a presentarse a las elecciones de este año y con el vago compromiso de negociar reformas con la oposición.

 

De la actitud resistente, Suleiman ha pasado a la actitud amenazante: toda la prensa  internacional subraya hoy que el vicepresidente, en una reunión con directores de medios de comunicación, ha actuado con extrema arrogancia, ha descartado que Mubarak abandone el poder antes de la finalización de su mandato, en septiembre, y se ha negado a levantar el estado de excepción en que vive el país desde hace treinta años. Además, ha amenazado con usar la violencia contra la “desobediencia civil”.

 

A todas luces, el régimen egipcio está sorteando con habilidad la tímida presión internacional. Una vez que Europa ha optado por la pasividad e incluso ha tolerado que Berlusconi derrochara toda suerte de elogios sobre el ‘rais’, y luego de que se hicieran públicos los agasajos del régimen egipcio a numerosos mandatarios occidentales, la única influencia proviene de los Estados Unidos. Pero Obama tampoco quiere pillarse los dedos: de exigir más o menos explícitamente la retirada de Mubarak, Washington ha pasado a reclamar reformas, en lo que ya parece un vergonzante titubeo.

 

En definitiva, los egipcios están solos.  Y las palabras democracia y libertad cada vez suenan más a hueco en boca de la comunidad internacional. Si sucede lo peor y los egipcios caen en manos del islamismo radical, no tendremos derecho a quejarnos.

 

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Deja tu comentario