Blogs

Políticos a la baja

Una demagógica competición entre partidos está forzando una rebaja de los “privilegios” de los parlamentarios, lo cual conducirá inevitablemente a una reducción de la ya dudosa calidad media del colectivo.

Dígase lo que se diga, no es razonable que a unos políticos que estarán en el escaparate de la opinión pública, habrán de tomar decisiones de alta responsabilidad y estarán siempre al albur de los resultados electorales se les regateen las retribuciones y determinadas ventajas que han de facilitar su labor. Ni tiene sentido que se pretenda que vayan a las Cámaras legislativas “los mejores” para pagarles luego como si fueran jefes de negociado, y sin estabilidad laboral.

Tampoco es lógico que se establezcan rígidas incompatibilidades profesionales que no se justifican por el sentido común: ¿qué lógica tiene impedir que un catedrático de Derecho Constitucional reparta su tiempo entre la cátedra y el parlamento?

Lo cierto es que la clase política ya es el tercer problema de los españoles, que los líderes políticos suspenden sin excepción en las encuestas y que la vida pública da pruebas crecientes de mala calidad. Y, desde luego, empeorando las condiciones laborales y personales de diputados y senadores no haremos más que acentuar la pendiente que nos conduce hacia el despeñadero.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Deja tu comentario