Blogs

Libia es diferente

Centenares de muertos ha causado la brutal represión ejercida por el coronel Gadafi en Libia contra las muchedumbres que exigen la apertura del régimen. Especialmente en Bengasi, ciudad poco amiga del autócrata y que ya fue sede en el pasado de otras protestas, el régimen ha recurrido al fuego real para paralizar las airadas manifestaciones contra un sistema cerrado sobre sí mismo que ha sido incapaz de conseguir que el pueblo se beneficiase de las riquezas petrolíferas y que ha dado violentos bandazos entre el terrorismo de Estado y la sumisión a Washington. La alevosía de la represión se desprende del hecho de que le ejército se ensañe también contra los que asisten a los funerales de los caídos en estos tumultos.

 

Libia no es sin embargo como Túnez o como Egipto. Lo ha repetido enfáticamente muchas veces Saif al Islam Gadafi, uno de los hijos del dictador, para rechazar un cambio de régimen. Y aunque tal declaración pretende ser un elogio a su modelo, el vástago del sátrapa tiene razón indirectamente: al contrario que los otros dos países en que la revolución ha triunfado, Libia tiene petróleo. Y ello le garantiza un trato especial por parte de la comunidad internacional porque una desestabilización profunda del país podría provocar una crisis energética sin precedentes.

 

Ello explica que Berlusconi, que mantiene estrechos lazos con Gadafi, paralelos a la intensa relación entre ambos países, no haya llamado a su colega libio “por no molestar”, una actitud que ha irritado profundamente a sus opositores. Y ello explica asimismo que las cancillerías europeas no condenen abiertamente las masacres, que por la benevolencia con que son comentadas por los ministros europeos del ramo serían simples “travesuras” del díscolo y extravagante dirigente. Parecería que Europa cree haber cumplido con su obligación defendiendo retóricamente la libertad de expresión cuando, en realidad, estamos defraudando nuestros propios principios en un vergonzante alarde de cobarde hipocresía.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Deja tu comentario