Blogs

Archivo de Febrero, 2011

Egipto: la libertad no avanza

Jueves, 10 Febrero 2011

Mubarak está trampeando con cierto éxito hasta el momento. Su número dos, Suleiman, un militar que ha sido y es cerebro de los servicios de inteligencia de la dictadura, ha sido capaz de sortear los peligros de la movilización popular y de conseguir que Mubarak permanezca en el país, aunque con la renuncia a presentarse a las elecciones de este año y con el vago compromiso de negociar reformas con la oposición.

 

De la actitud resistente, Suleiman ha pasado a la actitud amenazante: toda la prensa  internacional subraya hoy que el vicepresidente, en una reunión con directores de medios de comunicación, ha actuado con extrema arrogancia, ha descartado que Mubarak abandone el poder antes de la finalización de su mandato, en septiembre, y se ha negado a levantar el estado de excepción en que vive el país desde hace treinta años. Además, ha amenazado con usar la violencia contra la “desobediencia civil”.

 

A todas luces, el régimen egipcio está sorteando con habilidad la tímida presión internacional. Una vez que Europa ha optado por la pasividad e incluso ha tolerado que Berlusconi derrochara toda suerte de elogios sobre el ‘rais’, y luego de que se hicieran públicos los agasajos del régimen egipcio a numerosos mandatarios occidentales, la única influencia proviene de los Estados Unidos. Pero Obama tampoco quiere pillarse los dedos: de exigir más o menos explícitamente la retirada de Mubarak, Washington ha pasado a reclamar reformas, en lo que ya parece un vergonzante titubeo.

 

En definitiva, los egipcios están solos.  Y las palabras democracia y libertad cada vez suenan más a hueco en boca de la comunidad internacional. Si sucede lo peor y los egipcios caen en manos del islamismo radical, no tendremos derecho a quejarnos.

 

Chacón lanza su candidatura

Lunes, 7 Febrero 2011

En los últimos días, han comenzado ciertos movimientos en Ferraz que insinuaban una reacción a la idea, que ha ido afirmándose desde octubre, de que Rubalcaba será el próximo candidato a la presidencia del Gobierno, ya que Zapatero anunciará su decisión de no presentarse después del verano. Ramón Jáuregui, en un imprudente ‘off the record’ posteriormente violado, habría terminado de aclarar esta determinación.

La candidatura de Rubalcaba cuenta con un patrocinio mediático evidente del grupo Prisa, cuyas encuestas -hace unos días en la SER y este domingo en “El País”- sostienen la tesis de que el PSOE sólo podrá intentar con algún fundamento vencer al PP si es Rubalcaba el contendiente de Rajoy. Y el primer vicepresidente cuenta además con poderosos apoyos, especialmente entre los barones territoriales. Pero, como es hasta cierto punto natural, ha ido formalizándose una cierta resistencia a su candidatura, que proviene del entorno más cercano a ZP, de los integrantes de aquella ‘Nueva Vía’ que lo acompañaron en su acceso a la secretaría general del PSOE en el 2000. Este grupo no ve con buenos ojos un regreso al felipismo ni la regresión generacional que supondría la llegada del sexagenario Rubalcaba a la dirección del PSOE. Y es este grupo el que patrocina la candidatura de Carme Chacón, respaldada a su vez por el grupo mediático auspiciado por ZP, gobernado por Roures y dirigido ideológicamente por Miguel Barroso, esposo de Carme Chacón.

Chacón ha cuidado extraordinariamente su imagen para ir deslizando sus pretensiones, que desde hace tiempo se dan por establecidas, pero hoy aparece toda una declaración de principios, por persona interpuesta, en el periódico “La Vanguardia”: el artículo “La educación política de Chacón” firmado por José Luis Álvarez, profesor de Esade y “experto en educación de líderes”, ocupa la tribuna preferente del primer rotativo catalán. El artículo, claramente hagiográfico, que nadie se atrevería a publicar sin consentimiento del aludido, narra las cualidades de la ministra y describe los pasos que ha ido dando hacia el liderazgo. Rubalcaba ya sabe que lo suyo no será un paseo triunfal.

Las encuestas de hoy se contradicen

Domingo, 6 Febrero 2011

Últimamente,  las encuestas están perdiendo rigor y prestigio, dicho sea con las debidas y honrosas excepciones que hay que reseñar. Recientemente, un pretendido sondeo otorgaba a Álvarez-Cascos la victoria en Asturias antes incluso de que el ex secretario general del PP hubiera decidido presentarse a las elecciones autonómicas al frente de una formación propia. Y hace escasos días, una encuesta encargada por una cadena de radio daba frívolamente la victoria a Rubalcaba sobre Rajoy en las elecciones de mayo. A este paso, si los sociólogos solventes no ponen orden en el sector de la sociología aplicada y empiezan a denunciar las frivolidades y los fraudes, estas útiles herramientas prospectivas perderán credibilidad e influencia.

 

Hoy, domingo, los medios de ámbito nacional publican dos encuestas, sospechosamente divergentes en lo políticamente más relevante. “El Mundo”, en un trabajo de Sigma Dos, realizado el 2 y 3 de febrero (mil entrevistas telefónicas), llega a la conclusión de que, de competir Zapatero con Rajoy, éste obtendría una ventaja de 16,1 puntos (47,4% frente a 31,3%), mientras que si el candidato socialista fuera Rubalcaba, la distancia se reduciría en cuatro puntos, hasta el 12,2% (45,9% frente a 33,7%). Rubalcaba haría subir al PSOE un 2,4%, recortaría 1,5 puntos al PP, 0,5 puntos a UPyD y un 0,1% a ERC. En otras palabras, el “efecto Rubalcaba” resultaría poco menos que irrelevante.

 

El País”, por su parte, en un sondeo de Metroscopia (1005 entrevistas también telefónicas realizadas asimismo el 2 y el 3 d febrero), comentado por Fernando Garea, afirma que Rubalcaba “es el único dirigente del PSOE que estaría en condiciones de disputar las elecciones generales al PP. El vicepresidente primero y ministro del Interior no garantiza de ninguna manera una victoria electoral de los socialistas, pero eleva las expectativas de su partido […] Si con Zapatero la ventaja del PP sobre el PSOE es de más de 14 puntos, con Rubalcaba la ventaja se reduce a sólo cuatro puntos. Esa diferencia sería salvable en más de un año que queda hasta las generales y con una campaña electoral. También con acontecimientos que están dentro de lo previsible, como la visualización del final de ETA, en que el titular de Interior tendría un papel estelar. Concretamente, el 40,5% asegura que con Rubalcaba votaría al PSOE, frente al 44,1% que votaría al PP de Rajoy”.

 

La disparidad de escenarios es tan visible que algún crítico llegaría a decir que resulta incluso escandaloso. Y resulta muy difícil negar que algunos grupos de comunicación están intentando influir por este medio en la sucesión de Zapatero.

Merkel es el Poder

Viernes, 4 Febrero 2011

Las visitas de Estado, continuas y rutinarias, tienen generalmente escasa repercusión en la opinión pública. Sin embargo, pocas veces como en esta ocasión, con la visita de la canciller de Alemania, hemos podido ver los españoles donde reside el poder real en nuestra Europa unida, tan llena de figurantes y funcionarios de todos los pelajes: el viaje a Madrid de Angela Merkel, jefa de gobierno del país más poderoso del continente en cuyas manos están –entre otras cosas- la estabilidad y la solvencia de la moneda única, ha puesto de manifiesto que esta hegemonía material es la herramienta que permite fijar las reglas de juego. Es el Poder con mayúscula en una palabra.

 

Esta evidencia tiene dos corolarios: uno primero, que hemos fracasado en la integración europea puesto que quienes en teoría representan al conjunto, empezando por este esotérico y pintoresco personaje llamado van Rompuy, son en realidad pantallas que esconden la más completa inanidad. Y segundo, que en todo esto hay un equívoco que podría ser peligroso en cuanto lo descubran los ciudadanos: los europeístas estamos de acuerdo en transferir grandes parcelas de soberanía a Europa, pero quizá no lo estemos tanto si la transferencia es a Berlín.

Europa, ¿un protectorado alemán?

Jueves, 3 Febrero 2011

La señora Merkel ha llegado hoy a España precedida por un mensaje demoledor para los sindicatos y, en general, para cierta visión del ‘estado social’ de corte socialdemócrata: es necesario eliminar las cláusulas salariales de los convenios. Es decir, el Directorio europeo –así lo han suscrito ya franceses y alemanes en un pacto formal- entiende que no se puede vincular el incremento salarial a la inflación y que el nexo ha de establecerse entre salarios y productividad. El mensaje ha estado incluido en unas declaraciones de la canciller previas a la visita y realizadas a TVE y a RNE.

 

Es lógico que las organizaciones sindicales, que están debatiendo precisamente la negociación colectiva en los términos ya planteados en el pacto social, hayan puesto el grito en el cielo y hayan sugerido a Merkel, en tono no precisamente cortés, que se ocupe de sus propios asuntos y que nos deje a nosotros organizar nuestra propia casa.

 

De hecho, es preciso reconocer que incluso a quienes entendemos que la ortodoxia económica es la tabla de salvación que nos sacará de la crisis y nos devolverá a la senda de la prosperidad nos molesta profundamente que Alemania venga a darnos lecciones. Primero, porque a pesar de su gesto victimista y de la pasada generosidad redistributiva que tanto nos benefició, Alemania es el país que más se beneficia de la existencia del euro y de la Unión Europea (en 2010, la economía alemana ha crecido el 3,6% gracias a las exportaciones). Y segundo, por qué no decirlo con claridad, porque la hegemonía alemana nos trae resonancias muy desagradables y todavía cercanas, y quienes tenemos memoria histórica estamos dispuestos a asociarnos con los alemanes pero no a regresar a posiciones de dominio en el interior de Europa. Se puede expresar este sentimiento con palabras más fuertes y con evocaciones más sombrías pero tampoco es necesario.

 

Así las cosas, hay que plantear el futuro con tanta firmeza como serenidad: no es sostenible una Unión Europea en que Berlín marque las pautas económicas e ideológicas. De forma que la necesidad de armonizar internamente la UE, que no es dudosa, ha de desembocar en un fortalecimiento de las instituciones comunes de la Unión, en una federalización más intensa, de forma que sean estas instituciones, sostenidas por el consenso comunitario, las que marquen las pautas. El resultado puede ser semejante pero cambian los planteamientos éticos y estéticos. Los europeos periféricos no estamos dispuestos a plegarnos a un directorio europeo, aunque sí seamos favorables a una federación europea basada en criterios estrictamente democráticos.

 

Hoy, la UE atiende preferentemente y con todo descaro el interés alemán. Los tipos de interés subirán cuando Alemania tenga tensiones inflacionistas aunque algunos países sigan en recesión. Y Berlín, cerca ya del 3% de déficit que sitúa la economía alemana en la franja del pacto de convergencia, mantiene un gran ajuste que frena la demanda y retrasa el crecimiento… de los principales clientes de Alemania.

 

En definitiva, así no podemos continuar: la supervivencia del euro requiere la federalización sin mayor tardanza de la Eurozona. Y si así no se ve ni se hace, podremos ir preparándonos para constituirnos en un protectorado alemán. Las ocnsecuencias de tal error están ya descritas en los libros de historia.

De CNN+ a Gran Hermano

Mircoles, 2 Febrero 2011

Las audiencias de televisión, en las que los operadores se juegan el ser o no ser puesto que de ellas dependen los ingresos por publicidad, ofrecen sin duda un fiel retrato psicológico y una radiografía cultural de la sociedad civil. El bíblico aforismo que asegura que “por sus obras los conoceréis” puede ampliarse en nuestros días al ámbito audiovisual: por lo que los ciudadanos ven en televisión sabréis de qué país se trata.

 

Desde muy atrás, el sector crítico del cuerpo social español manifiesta un estremecimiento al analizar las audiencias televisivas, al observar por dónde discurren las preferencias colectivas, qué negocios audiovisuales prosperan, qué géneros y estilos están en auge o en decadencia. Pero este pasado mes de enero ha ocurrido una mudanza que resulta especialmente reveladora, la cadena CNN+ ha sido sustituida por Gran Hermano 24H, y las audiencias recién publicadas aseguran que si aquella emisora de información y opinión consiguió captar en sus mejores momentos el 0,6% de quienes estaban frente al televisor, su sucesora ha conseguido desde el principio un 0,9%.

 

Más vale no sacar conclusiones precipitadas de tales datos objetivos, incontestables y reveladores. Pero uno siente un repentino impulso hacia la depresión, que se convierte poco a poco en deseo irreprimible de mudar de país.