Blogs

El lado creativo de la crisis

Alguna vez habría que hacer esta reflexión: la crisis económica ha tenido un efecto terapéutico y creativo sobre las organizaciones públicas ya que ha puesto de relieve sus excesos, el sobredimensionamiento de muchas de ellas, el despilfarro con que se han gestionado, la inutilidad incluso de buen número de dependencias que han resultado prescindibles. El adelgazamiento consiguiente de las instituciones será sin duda beneficioso para todos, ya que se mejorará la productividad de todas ellas, después de un período demasiado largo de bonanza en que el fácil acceso a los recursos ha facilitado la desmesura e incluso la corrupción.

 

Ya se sabe que el ser humano aprende muy difícilmente de la experiencia, pero es exigible al menos la toma de conciencia de lo que está pasando y  el ánimo de enmienda de los partidos políticos, que han sido incapaces de realizar a tiempo la menor previsión que hubiese podido minimizar los efectos de la recesión. Al menos es exigible ahora la saludable intención de hacer las cosas de otro modo en el futuro.

 

Es más: sería deseable el establecimiento de un observatorio permanente -quizá anejo al Defensor del Pueblo- que pudiera alertar a la ciudadanía de ineficiencias en la gestión pública. De este modo, no tendríamos que pasar la vergüenza de tener que atajar el despilfarro más llamativo –el de los coches oficiales, por ejemplo- cuando el país ha entrado ya en estado catastrófico.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Deja tu comentario