Blogs

Los excesos de Erkoreka

Ayer, tras la difícil convalidación en el Congreso de los Diputados del decreto ley de reforma de la negociación laboral, cuyo naufragio pudo costar una anticipación electoral, el portavoz del PNV, Josu Erkoreka, alardeó en mal tono de que nunca se había conseguido tanto a cambio de una abstención. Los nacionalistas consiguieron, en efecto, que a cambio de su abstención los convenios autonómicos prevalezcan sobre los estatales, además de alguna concesión conceptual, como una mención en el preámbulo de la relación entre los salarios y la productividad y una toma en consideración del absentismo.

 

Quizá no entiendan Erkoreka y todos los demás particularistas del Parlamento que la suya es una anomalía de la que deberían aprovecharse discretamente y sin alardes para no irritar a una ciudadanía que lleva tiempo madurando la idea de que las minorías nacionalistas no deberían estar representadas en el Congreso de los Diputados sino sólo en el Senado. A juicio de muchos, la soberanía nacional habría de estar en manos de las fuerzas extendidas sobre todo el Estado y no sólo por las representaciones de una parte de él.

 

No están los tiempos para poner en duda el interés general, que hoy pasa por remediar las desventuras de los atribulados españoles, víctimas del desempleo, la incertidumbre y la pérdida del nivel de vida. Por eso, los excesos de la periferia pueden terminar produciendo rupturas irreparables. Y un reforzamiento de la concepción federal del Estado, que debería producirse en todo caso antes o después.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Deja tu comentario