Blogs

Sin Educación no saldremos del pozo

La reforma estructural de la que menos se habla es la de la Educación. Gran parte de los millones de parados que engrosan las listas del antiguo INEM está integrada por trabajadores sin cualificar, provenientes de la construcción en buena medida, que no son aptos para realizar actividades de alto valor añadido si previamente no son sometidos a un proceso de formación. En general, este país debe acometer un cambio de patrón de crecimiento, una mudanza de modelo productivo, que dé primacía a la conquista de la productividad, lo que requiere una gran mejora del capital humano, un extraordinario esfuerzo en Educación.

 

Pues bien: uno de los titulares más deprimentes de hoy en la prensa española es éste: “Cinco autonomías (Canarias, Madrid, Comunidad Valenciana, Extremadura y Ceuta) recortan 2.800 profesores pese a subir los alumnos”. La información hace referencia al próximo curso académico y, en concreto, esa subida es de 48.000 discentes más.

 

No es fácil graduar los ajustes impuestos por la obligada austeridad, distinguir el grano de la paja, ahorrar en lo superfluo y resistirse fieramente a hacerlo en lo esencial. Pero aquí, evidentemente, nos estamos equivocando. Ahorrar en educación es abortar el despegue de este país, sumergirnos indefinidamente en el pantano de la crisis.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Deja tu comentario