Blogs

Estancamiento alemán

Alemania ha conseguido capear la crisis porque su economía está basada en un estricto control de los salarios para conseguir competitividad, en un consumo muy bajo y en un gran poderío exportador. Además, cuenta con una extraordinaria flexibilidad laboral que le ha permitido sortear la recesión sin apenas incremento del desempleo: las empresas han podido responder a una caída de la demanda con una reducción de la oferta, prescindiendo de la fuerza laboral en la medida necesaria aunque sin rescindir contratos sino suspendiéndolos o recurriendo al trabajo a tiempo parcial.

 

Sin embargo, cuando se han cumplido los tres años de crisis y se teme una recaída, de la que podría ser síntoma la generalizada ralentización mundial en el segundo trimestre del año, Alemania da también síntomas de estancamiento: el crecimiento del PIB alemán en ese segundo trimestre ha sido del 0,1%, cuando la previsión era del 0,5%.

 

A nadie puede extrañar que suceda tal cosa cuando los grandes clientes de Alemania están en apuros. No es posible que el gran país germano pretenda seguir creciendo vendiendo sus productos con toda normalidad a países agostados por la deuda y por la especulación. En otras palabras: Alemania debería ser la primera interesada en que Europa recupere cuanto antes su pulso y su actividad, a menos que quiera conformarse con ser el líder de una comunidad depauperada y en ruinas.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Deja tu comentario