Blogs

Lecciones sobre el despilfarro autonómico

Muchos ciudadanos que siguen afanosamente la actualidad y gustan de estar bien informados, se han enterado precisamente ahora, con la crisis, de que en Cataluña no existía una cadena pública autonómica: había seis. Tampoco sabían que en Castilla-La mancha había dos o que en el Reino de Valencia uno de los canales es utilizado todavía para emitir una programación de información continua, cara especialidad que consigue sin embargo audiencias poco más que simbólicas.

 

Este ejemplo –porque es sólo un ejemplo anecdótico en un mar inagotable de despilfarro- ilustra el disparate de un sistema autonómico que nos ha arruinado, en buena medida porque estaba concebido sobre una sinrazón: las comunidades autónomas jamás han recaudado y se han limitado exclusivamente a gastar. De este modo, ni sus dirigentes ni sus ciudadanos han tenido clara la inevitable relación entre los impuestos que se pagan y los servicios de que se disfruta.

 

La crisis es evidentemente un drama, pero debemos aprovecharla en lo que tiene de positivo precisamente para reconstruir un Estado de las Autonomías sostenible, proporcionado, suficiente y acorde con nuestras posibilidades y con la presión fiscal que estemos dispuestos a soportar.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Deja tu comentario