Blogs

El “caso Camps”

La vista pública en que el ex presidente valenciano Francisco Camps está siendo juzgado por presunto delito de cohecho impropio constituye un espectáculo denigrante por la cutrez y la vulgaridad de cuanto allí se cuece. El personaje en cuestión, un hombre ‘racanillo’ según su propio abogado; sus explicaciones, el relato de sus amistades y sus conversaciones con vulgares chorizos que lo halagan; el gran vacío intelectual que se percibe bajo ciertos conceptos que se enuncian con engolamiento –el de servicio público es el más manido-…, todo adolece de un primitivismo rústico y raquítico que se compadece mal con la idea de excelencia que debería rezumar de los ámbitos democráticos que sistematizan los vuelos de una sociedad madura.

 

Tras la contemplación de la tragicomedia, lo que queda en el espectador es una acerba inquietud: esas personas, sin criterio, sin cultura y probablemente sin demasiados principios, son las que la sociedad eligió en su día para que se situaran a su cabeza y lideraran el impulso hacia el futuro. Y no hay más que un dilema posible: o había escasa oferta donde elegir o la propia sociedad ha perdido el tino a la hora de organizarse democráticamente.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Deja tu comentario