Blogs

El déficit, una clara dejación de responsabilidad

El abultadísimo dato del déficit público de 2011, el 8,51% que acaba de conocerse, cuando el Gobierno saliente se limitaba a expresar sus dudas sobre el cumplimiento o no del techo pactado, el 6%, tiene que sonrojar por fuerza a los responsables económicos del equipo anterior, que fueron manifiestamente incapaces de controlar la situación –ni siquiera vale como pretexto el hecho de que buena parte de la desviación provenga de las comunidades autónomas, que tuvieron un déficit del 2,94% cuando no debían sobrepasar el 1,3%- e incluso incompetentes a la hora de calibrar la magnitud del exceso. El dislate es tan difícil de entender y de tal magnitud que aún deberían los socialistas agradecer a sus sucesores de centro-derecha que no se hayan ensañado en exceso con la incalificable herencia recibida.

 

Así las cosas, y cuando el Gobierno actual ha tenido también que poner orden en otros desaguisados pendientes –los sueldos inmorales de los banqueros auxiliados con dinero público o de los directivos de empresas públicas, la riada intolerable de desahucios, etc.-, incomprensiblemente obviados por los predecesores socialistas, es claro que la voz del PSOE no adquirirá la sonoridad adecuada para hacer cabalmente oposición hasta que no concluya una profunda autocrítica que apenas se ha esbozado todavía. Las afirmaciones de Borrell o de Bono en las que lamentan que el PP haya tenido que acometer ciertas actuaciones que debió realizar sin excusa el gobierno anterior tienen que arreciar y generalizarse, hasta que, pasado el tiempo, los socialistas recuperen con su esfuerzo de realismo la credibilidad perdida.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Deja tu comentario