Blogs

Los recortes que vienen

Abundan ya las cábalas sobre lo que ocurrirá después de las elecciones andaluzas del 25M, una fecha que es en la actualidad el rompeolas de todos los ajustes, el freno que, se dice, reprime momentáneamente al vasto poder de Mariano Rajoy y le impide dar consistencia plástica a los recortes que se avecinan, y que en el terreno de las comunidades autónomas adquirirán tintes dramáticos. Como es conocido, el límite del déficit autonómico será este año el 1,5% del PIB, unas décimas por encima de lo previsto pero claramente insuficiente para que, con las previsiones existentes de ingresos, puedan financiarse los servicios públicos esenciales. 

 

Los propios ‘barones’ populares en las comunidades autónomas, el andaluz Griñón y el catalán Artur Mas en Cataluña han exigido ya al Gobierno central que asuma parte del desgaste que los recortes producirán, por el procedimiento de cambiar las leyes básicas que hoy obligan a la universalidad de los servicios públicos e impiden cobrar por ellos. El conseller catalán Mas-Colell hga sido claro: “o el Estado colabora con normas y regulación o no se alcanzará el déficit”. En la Generalitat, en efecto, ya se ha arañado todo lo imaginable, por lo que los futuros recortes tendrán que alcanzar por fuerza la Educación, la Sanidad o la Dependencia.

 

Haya o no respuesta del Ejecutivo nacional a este requerimiento, lo cierto es que el copago se extenderá en determinados ámbitos –la madrileña Aguirre, por ejemplo, ha hablado de másteres universitarios, de medicinas y de gastos judiciales-, por lo que resultaría deseable cierta homogeneidad sobre la base de volcar los sacrificios sobre los perceptores de las rentas más altas. Asimismo, sería deseable que las reformas de esta índole sean estrictamente temporales, para que la normalidad futura, si es que llega algún día, nos devuelva las conquistas del estado de bienestar.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Deja tu comentario