Blogs

Construcción / deconstrucción del estado de bienestar

En estos últimos días, Sanidad y Educación, los dos grandes servicios públicos que son la base de nuestro estado de bienestar, han experimentado ya sensibles recortes que, aunque no merman las prestaciones básicas,  reducen objetiva y subjetivamente el papel del Estado en el mantenimiento de la cohesión social. Anteayer se conocieron recortes en educación; ayer tuvimos noticia de un nuevo e importante “repago” en la asistencia farmacéutica, que alcanzará a los pensionistas; hoy se conocerán las subidas de las tasas universitarias, etc.

 

El Gobierno se ha visto impelido a tomar estas decisiones porque, después de severos recortes en prácticamente todos los gastos presupuestarios y de la subida de varios impuestos –en especial el IRPF-, sigue sin lograrse el equilibrio, por lo que, antes de subir más impuestos que todavía deprimirían más la economía, considera necesario proceder a estos nuevos recortes.

 

Lo ocurrido resulta muy alarmante pero es lógicamente reversible y tiene por tanto enmienda: en realidad, lo que los partidos y los ciudadanos tenemos que empezar a plantearnos, además de la propia salida de la crisis, es cómo vamos a orientar la prosperidad, a la que llegaremos antes o después pero con un estado de bienestar depauperado. Podremos optar entonces entre, o bien mantener el estado residual que habrá sobrevivido a la recesión, o bien reconstruirlo íntegramente hasta alcanzar al menos el nivel anterior al desastre. En definitiva, después de la crisis, las dos grandes opciones ideológicas tradicionales, centro-derecha y centro-izquierda, deberán confrontarse en un debate dialéctico realista tras el que la opinión pública deberá decidir los impuestos que deseará pagar el día de mañana.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Deja tu comentario