Blogs

Entradas con etiqueta ‘Constitución Europea’

Apatía frente a Europa

Martes, 24 Marzo 2009

Bruselas ha comenzado a movilizarse ante las elecciones europeas de junio, que en España se celebrarán el día 7 de ese mes. El temor de los euroburócratas es, como cada cinco años, la abstención, es decir, el efecto del desinterés que suscita la Unión Europea entre las sociedades nacionales. La abstención batió precisamente récords en las pasadas elecciones de 2004: sólo votó el 45,6% del censo de los Veintisiete, en gran medida a causa de la baja participación en los nuevos socios del Este. En España, la participación fue de sólo el 45,1%.

Los argumentos para instar la participación son sólidos: cuando entre en vigor el Tratado de Lisboa, el Europarlamento poseerá muchas más competencias que los parlamentos nacionales. Y la crisis tiene menores efectos sobre los países periféricos –Irlanda, por ejemplo- gracias a la moneda única. “Si Irlanda no es Islandia (país destrozado por la crisis) es gracias a la UE y al euro”, ha dicho con razón el presidente de la Eurocámara, Hans Gert Pöttering. Pero la verdad es que hay pocos alicientes para interesarse por unas instituciones poco o nadad transparentes que no han conseguido ni siquiera resultar noticiosas en los países miembros de la Unión.

Por añadidura, la Unión Europea está actualmente en el alero. El Tratado de Lisboa, que debía haber entrado en vigor el pasado 1 de enero, fue firmado por los países miembros el 13 de diciembre de 2007 y era una versión menos ambiciosa de la fallida Constitución Europea de 2004, que naufragó en varios Estados. Sin embargo, como es sabido, Lisboa embarrancó en el “no” irlandés en el referéndum de junio del pasado año. Y no hay todavía una nueva convocatoria, de la que depende la entrada en vigor del Tratado.

Ciertamente, la Unión ha mitigado relativamente la crisis en los países miembros; sin embargo, bien a la vista está que ha faltado arrojo para adoptar medidas comunes de relieve y que, a pesar de que el euro es una garantía de solvencia, las instituciones en que se apoya la moneda única son frágiles y tienen escasa iniciativa. La potente respuesta de los Estados Unidos a la recesión no tiene parangón en Europa.

Así las cosas, tampoco los grandes partidos tienen interés en hacer pedagogía. Entre nosotros, PP y PSOE, miembros de sendas internacionales, no parecen estar preparando grandes discursos europeístas. Saben, en el fondo, que se juegan más aquí dentro que en Europa. Porque hasta ahora, las elecciones europeas han presagiado lo que ocurriría en las siguientes elecciones generales, aunque han errado en la correlación de fuerzas. En las europeas de 1994, el PP ganó al PSOE con casi diez puntos de diferencia, y sin embargo en las generales de 1996, el PP sobrepasó al PSOE en poco más de un punto.

Hemos, pues, de esperar que la precampaña y la campaña electorales sean como es habitual un forcejeo de política interna. López Aguilar y Mayor Oreja, candidatos del PSOE y del PP, harán retórica europea con los ojos puestos en la crisis española. Y si éste es el panorama, ¿qué razones tendremos los ciudadanos para vencer la apatía e ir a votar?