Blogs

Entradas con etiqueta ‘Miguel Ángel Fernández Ordóñez’

MAFO: avisos pertinentes

Viernes, 17 Abril 2009

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez –MAFO para los iniciados-, ha causado un importante revuelo al demandar el pasado miércoles, en su intervención ante la comisión parlamentaria del Pacto de Toledo, un retraso de dos años en la edad de jubilación obligatoria. El ministro de Trabajo, Corbacho, y los sindicatos ya se han ocupado de responderle cumplidamente, aunque con escasos argumentos. Pero el responsable de controlar nuestro sistema financiero desarrolló un temario mucho más amplio que no ha tenido tanto eco y que nuestra ocupada clase política parece haber echado a humo de pajas: MAFO lanzó en la misma intervención una seria advertencia contra la política expansiva que parece haber adoptado el renovado Gobierno, ya libre de la férrea disciplina impuesta hasta ahora por Solbes. “El recorrido al alza del déficit público –dijo el gobernador- no puede ser ilimitado en la situación actual”. Y concluyó la advertencia con una recomendación impecable: “los compromisos con las reglas fiscales de medio plazo establecidas en el Pacto de Estabilidad a nivel europeo y en las leyes de estabilidad presupuestaria a nivel nacional siguen siendo la mejor guía para gestionar la política fiscal”.

Es opinable que sea éste el momento para revisar nuestro sistema de pensiones, y desde luego es impertinente alarmar ahora también a los pensionistas, por más que resulte inevitable a medio plazo, para asegurar la sostenibilidad del sistema, no sólo retrasar la jubilación sino también ampliar el plazo de cómputo de las pensiones, como ya han hecho por otra parte muchos países europeos con modelos análogos al nuestro. Lo que sí es sin duda acertado es lanzar al Gobierno algunos recordatorios sobre la necesidad de mantener el gasto público dentro de ciertos límites si no se quiere provocar una auténtica catástrofe.

El temor no es infundado. La marcha de Solbes y la designación en su lugar de Salgado –una ministra de menor peso, incapaz de regatear con Zapatero- y el anuncio de la inminencia de un pacto de financiación autonómica hacen sospechar que el acuerdo se logrará por el procedimiento de ampliar considerablemente las cuantías manejadas hasta el momento para este fin (la horquilla era entre 8.000 y 11.000 millones de euros). Asimismo, el ímpetu con que José Blanco, flamante ministro de Fomento, ha comenzado a enunciar nuevos proyectos hace temer que el gasto de este Departamento sobrepase con creces este año los 18.000 millones de euros que tiene presupuestariamente consignados. Finalmente, el anuncio de nuevos subsidios para los parados que hayan agotado la prestación sugiere que también por esta vía se incrementará el déficit.

Previsiones fundadas anuncian ya que el déficit público de este año alcanzará el 8% del PIB, cuantía que no debería sobrepasarse bajo ningún concepto, no sólo porque en un par de años tendremos que regresar a los límites impuestos por el Pacto de Estabilidad –el 3%- sino también porque ir más allá nos obligaría a aplicar políticas restrictivas en una fase todavía recesiva o de estancamiento, lo que retrasaría años nuestra recuperación. 

Tiene sentido –como dice Fernández de la Vega- que en esta hora ingrata no se pidan sacrificios adicionales a los ciudadanos. Pero sería absurdo que no se tuviera una visión panorámica de la crisis y que no se actuase con el debido rigor. En este sentido, el papel de MAFO en la crisis es impecable.