Blogs

Entradas con etiqueta ‘reformas esructurales’

Crisis: la inexistente disputa PSOE-PP

Jueves, 11 Septiembre 2008

Afortunadamente, después de muchos rodeos, la opinión pública ya conoce con notable precisión cuál será la política económica del Gobierno para minorar los efectos de la crisis económica y cuál la opción alternativa planteada por el PP. Como parece natural, las propuestas del PSOE tienen un cierto tufo socialdemócrata e incluyen el mantenimiento de las principales políticas sociales así como algunos guiños a los menos favorecidos (subida de las pensiones mínimas en un 6%), en tanto las del PP muestran un halo liberal, que incluye tanto una leve bajada de la presión fiscal dirigida a las pymes como una mayor austeridad en el gasto público y algunas ayudas directas, por ejemplo la que afectaría a las familias endeudadas con créditos hipotecarios.

Está bien esta caracterización, por cuanto de este modo se puede establecer un cierto debate bipolar que facilita la fiscalización del Gobierno y el estímulo a la acción pública frente a la adversidad. Pero si se araña bajo la superficie de las apariencias, se llegará a la conclusión, también benéfica, de que en realidad no hay diferencias significativas entre el camino que proyecta Solbes y el que sugiere Montoro, entre los anuncios del atribulado Zapatero y las demandas y exigencias del eufórico Rajoy, que ha encontrado en la coyuntura la gran herramienta para hacer oposición y desgastar al poder.

Veamos el detalle: un periódico de Madrid, cercano a las tesis de Rajoy, ha criticado a Zapatero por haber decidido que el gasto público no financiero del Estado no crezca en los próximos Presupuestos más del 3,5%,  “lo cual resulta un recorte muy insuficiente”. Pero es que el recorte que propone el PP no va mucho más allá: es hasta el 2%. No parece creíble para la atribulada opinión pública que con un crecimiento del gasto del 3,5% vayamos a estrellarnos y que con el del 2% vayamos a salir airosos del pozo.

Por lo demás, Rajoy y Zapatero han coincidido en la conveniencia de que las políticas encaminadas a la salida de la crisis contribuyan también hacia el anhelado cambio del modelo de crecimiento, hacia una economía del conocimiento que aporte competitividad, basada en el I+D, la innovación y el valor añadido, de forma que el sector exterior sustituye lentamente a la demanda interna como motor del crecimiento. Lógicamente, los dos líderes piensan que cada uno de ellos es el más hábil para estimular este cambio, pero los ciudadanos sabemos detectar sabiamente la verdad.

Igualmente, y aunque no se percataran del todo de ello, los dos líderes llevaban escrito en sus discursos respectivos la conveniencia de llevar a cabo diligentemente grandes reformas estructurales –liberalizadoras-de los principales sectores de actividad, desde distribución a aeropuertos, pasando naturalmente por la trasposición de la Directiva de Servicios de la UE que obliga a revisar más de 80 leyes y 270 decretos de nuestra legislación. Podrá hallarse matices en el cómo pero difícilmente en el qué.

En suma, estamos ante una crisis sobrevenida desde el exterior, que nos ha encontrado con un sector inmobiliario muy recalentado y al borde del estallido de la burbuja, pecado capital que ha de ser imputado a partes iguales al PSOE y al PP, y que nos ha llenado de perplejidad. Infortunadamente, nadie tiene la receta mágica para eludir el mal trago, por lo que los ciudadanos no tendremos más remedio que conllevarlo con paciencia, además de con sangre, sudor y lágrimas. Eso sí: que cese la demagogia en los debates, porque sólo sirve para encrespar más los destemplados nervios de quienes ya son víctimas de la crisis o empiezan a sentir su aliento en el cogote.