Blogs

Los nuevos mecenas del fútbol

Francisco de Quevedo declamó una vez: “Poderoso caballero es don dinero/madre, yo al oro me humillo/ él es mi amante y mi amado”. Pues bien, los nuevos dueños del fútbol inglés se han tomado al pie de la letra los versos quevedianos para irrumpir en el mercado mundial con ímpetu furibundo.El último ejemplo ha sido Sulaiman Al-Fahim, jeque árabe que ha sido seducido por los cantos de sirena de la Premier League. Este exagerado inversor no ha tardado un instante en volar de Abu Dabi a Manchester para comprar el equipo menor de la ciudad, el City, y transformarlo en una multinacional. Evidentemente, la venida de Al-Fahim ha conllevado una reserva generosa de lingotes de oro y una chequera ilimitada de petrodólares. ¡Peligro!, la estabilidad del mercado de fichajes, si es que aún existe, puede volver a desmoronarse con el nuevo émulo de Roman Abramovich.

Algo está cambiando en el fútbol moderno. Quizá sea que cada vez es menos fútbol y más negocio.Varios magnates de todo el mundo han decidido invertir en este deporte, toda vez que están ahítos de coches lujosos y vastos inmuebles. Y en el caso de Al-Fahim, el nuevo dueño del Manchester City, receloso de Abramovich por no disponer de un juguete como el del ruso, ha copado la actualidad futbolística con promesas a golpe de talonario. Sus maniobras no han podido resonar más. Primero, se ha mofado del Chelsea fichando a Robinho en el último momento del mercado estival; después, confirmó que habría fichado a Van Nistelrooy con un cheque en blanco; más tarde, anunció una oferta por el codiciado Cristiano Ronaldo de 170 millones de euros para diciembre, y ahora, ha prometido a su entrenador, a Mark Hughes, la friolera de 750 ‘kilos’ para gastar en las próximas tres temporadas. Así que no os extrañe que el City compita por la Liga de Campeones en un par de años.

Real Madrid y Barcelona deberían estar temblando por los efectos volcánicos que han causado los caprichos de Al-Fahim. Y menciono a nuestros dos grandes de España porque mantienen su folclore y continúan siendo patrimonio de sus socios. No nos engañemos, ambos clubes viven de su marca, historia y reputación. Pero los hilos del fútbol actual los maneja el dinero, y éste fluctúa de maravilla en las Islas Británicas. Además, los ingleses son inteligentes: aunque sea persuadiendo a estrellas con un buen puñado de millones, el espectáculo del campeonato inglés se ha magnificado en todo el globo.La Premier League es la liga extranjera mas vista en  Estados Unidos y Asia. Los clubes británicos ingresan cantidades bárbaras por los derechos televisivos, inalcanzables para “la Liga” o el Calcio. Y dudo mucho que los aficionados vayan a cambiar la concepción de sus equipos si les brindan la oportunidad de ver a los mejores futbolistas desde sus tribunas cada domingo. Claro que está que los seguidores se arriesgan a que los nuevos gestores se cansen de sus inversiones. Aunque todo en la vida guarda un mínimo porcentaje de riesgo.  

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , , , ,

3 respuestas a “Los nuevos mecenas del fútbol”

  1. Ramón Calderón dice:

    Madrid y barça tienen que convertirse en sociedades anónimas. Nunca podrán pagar lo que pagan Chelsea, Manchester o Tottenham

  2. Amunike dice:

    La LIga Inglesa es apasionante. Los mejores jugadores del mundo acabarán todos allí

  3. Madridistas dice:

    Es una jodida verguenza este futbol moderno,se ha convertido en un negocio que se aleja de la verdadera esencia del deporte (lucha,juego,honor,etc.).Los clubs de futbol actuales no representan nada,ni a sus ciudades ni a sus socios ni a nadie…son grandes firmas empresariales, ¿a quién representa la cocacola? pues a nadie.
    Y lo peor de todo es que la gente no se da cuenta,y con ello estan matando el futbol.Hay esta el comentario de nuestro amigo RAMON CLADERON…espero que no seas ni del madrid ni del barsa porque vaya tela!!!si el madrid se convierte en sociedad anónima yo me quito de socio. Total para que eliminen lo poquito que le queda de club y acabe en manos de un moro de tres al cuarto,yo me quedo en el bar.
    Buen articulo señor Vanaclocha, Dios bendiga al napoles (ahi si que se vive el futbol joder),y al señor DON Francisco Gómez de Quevedo y Santibáñez Villegas.

    pd: muerte al talonario.

Deja tu respuesta