Blogs

Capel: ni solución ni alternativa

¡Cómo nos gusta que juegue España! Ahora que somos campeones de Europa. Desde que tengo uso de razón, los partidos de la selección española clasificatorios para lo que fuera, siempre eran una molestia en el calendario de liga. Los típicos trámites contra Estonia, Letonia, Lituania, Islas Feroe o Malta no eran más que artificios para criticar al combinado nacional y colgarle el sambenito de que nunca ganábamos nada. Reconozco que yo también estaba de acuerdo con que las fechas reservadas a los compromisos internacionales restaban emoción a la Liga, a la Champions, incluso a la Copa del Rey. Es más, antes ni nos preocupábamos por discutir por qué iba Zubizarreta o no estaba convocado Butragueño. Daba igual, el resultado era el mismo: nunca ganábamos nada.

Pero ahora somos campeones de Europa y todo ha cambiado. La victoria en Austria y Suiza ha revolucionado las charlas de barra de bar y los cafés matutinos en el trabajo. No sé que tiene el fútbol pero incluso aquellos que lo detestan saben quiénes son Cazorla y Güiza, por decir algunos, y canturrean eso de “yo soy español, español, español”. En poco tiempo nos hemos acostumbrado al juego vistoso de España, que ya no debatimos cuál es la mejor táctica. Resulta que durante estos días el debate nacional es si Diego Capel, un chico que ha sido convocado tres veces y nada más que tres, debe o no debe jugar en el once titular. Discutimos si la actitud y la aptitud del sevillista son adecuadas para ‘La Roja’. El seleccionador nacional, Vicente Del Bosque, reconoce que la nueva joya hispalense tiene que pulir ciertos defectos. Tampoco hay que ser un erudito del balompié para darse cuenta que Capel obstaculiza el juego de la selección. El jovencísimo extremo mima demasiado la pelota, le cuesta horrores soltarla y no alza la vista para trazar jugadas. Si esta noche veis el partido contra Armenia, estéticamente no os costará identificar a Capel: es ése que corre con la cabeza agachada. Dada la docilidad de los rivales de turno, Del Bosque es inteligente con estas probaturas y por ello, se habrá cerciorado de que Capel no es solución ni alternativa para España.

Pero debates aparte, la selección no ha perdido ni un ápice de ilusión, compromiso y humildad, los valores mayúsculos de este grupo. Cierto es que bosnios y armenios no son oponentes suculentos para seguir agrandando lo que va camino de ser una leyenda. Y aún no me explico porque las grandes potencias mundiales tienen que pasar estos sopores. Empeños de la FIFA, supongo.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , , , ,

2 respuestas a “Capel: ni solución ni alternativa”

  1. TONIPIRULAS dice:

    ese tio es un chupón de barrio. que se pase por mi equipo a ver cuantas hostias le pegan mis defensas. abajo los chupones, que jueguen al tenis (a no ser que sean demasiado buenos…que no es el caso)

  2. Madridistas dice:

    Y que más da los jugadores y las alineaciones…SI SOMOS CAMPEONES DE EUROPA

Deja tu respuesta