Blogs

Hoy no toca fútbol de PlayStation

chelsea.jpg

Dije en la previa del Madrid-Barça que nuestro clásico era el mejor partido que podíamos ver en Europa con permiso de una hipotética final de Champions Barcelona-United. Pues bien, con permiso o sin él, si los azulgranas se gradúan esta noche en Stamford Bridge, Roma acogerá el partidazo de lo que llevamos de siglo, sin duda alguna. No será fácil que el Barça tumbe a un Chelsea exageradamente físico y peligroso. Estos ingleses, no el Manchester o el Arsenal, se ciñen a la perfección a los mandatos sagrados de Capello: orden, disciplina y mucho pragmatismo. Con Hiddink el fútbol como diversión queda al margen porque sólo importa ganar de cualquier manera.

Guardiola no será tan osado en Londres como lo fue en Madrid. Ni el campo invita a practicar fútbol de PlayStation ni el enemigo será tan dócil como el Real. El Chelsea acabó desquiciado con la salida de Mourinho la pasada temporada y se ha vuelto a encontrar consigo mismo hace pocos meses, con la llegada de Hiddink. Su librillo es simplón pero efectivo: balones largos al gigantón Drogba y, en segundo instancia, pases al hueco a Anelka. Así funciona bien. Lampard y Ballack probarán de lejos a un Valdés que hoy no puede cometer errores. Por su parte, Essien y Obi Mikel serán los perros de presa para Xavi e Iniesta.

Aunque Guardiola lo niegue en público, le preocupa mucho su defensa. Sin Puyol y Márquez, el técnico duda entre Abidal o Cáceres como pareja de baile de Piqué en el centro de la zaga. Ninguna de las opciones le convence pero ‘Pep’ no puede tirar de nadie más. Quizá el polivalente Touré pueda ejercer de central, pero sería una auténtica hazaña para alguien que no hace muchos años era delantero. El otro quebradero de cabeza para el Barça viene a colación de las ausencias atrás: los centros al área. Lo único que se le puede achacar a este equipazo son sus habituales despistes cuando toca defender córners y faltas laterales. En el Bernabeu ya lo vimos, los dos goles de cabeza del Madrid fueron calcados. Por ello, los once azulgranas deberán estar atentos a las segundas líneas del ataque de los ‘blues’. Y precisamente, el Chelsea se desenvuelve a las mil maravillas con gente como Ballack, Terry o Alex en esas lides.

A pesar del poder intimidatorio que pueda aparentar el equipo inglés, el Barça tiene que pensar que un gol le vale. Si los azulgranas exhiben su mejor virtud, agujerear porterías contrarias, será complicadísimo que el Chelsea pase. Hiddink ha montado un equipo para hacer lo justo y necesario, no para golear.

 

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , , , , , , ,

Deja tu respuesta