Blogs

El camino empezó en Cracovia

guardiola.jpg

Sí, la Champions del Barça empezó en Cracovia. Era la previa del torneo y a Guardiola se le había encomendado salir al paso con una plantilla que desconocía y que, por los antecedentes sufridos, estaba llamada a convertirse en otra bomba de relojería. Pero ‘Pep’ pilló el truquillo y aprendió a manejar a unos chicos no mucho más pequeños que él. Recurrió a la faceta que dominaba, el fútbol base,  dio forma al grupo con chavales de La Masía y adelante.

Diez meses después, ese Barcelona timorato y con muchas posibilidades de volver a despeñarse ha alcanzado el cénit de cualquier gloria habida y por haber. La final de Roma ha rubricado el nuevo modelo de ‘fútbol total’, el juego del control y pase, del orden táctico y sobre todo, de la diversión. Porque ver al Barça es una auténtica delicia. Este equipo engancha al telespectador con su propuesta hedonista. Nunca renuncia a su estilo, el de hacer afición. Y eso en el fútbol contemporáneo es de agradecer.

La memoria histórica es caprichosa: recordará al Barça del ‘triplete’, el de la Champions, Liga y Copa. Sin embargo, el barcelonismo debería priorizar el espectáculo que se le ha ofrecido a los títulos. Éstos se pueden ganar de cualquier manera, siendo atrevido o sin jugar un pimiento. Pero el estilo del Barça de Guardiola es el poso que debe quedar para la posteridad. Ellos se han ganado la fama póstuma.

El epílogo de la temporada no se salió del guión principal. El Barça bailó de nuevo a su rival, esta vez un Manchester United que claudicó ante la mayor de las evidencias. Tan sólo Cristiano Ronaldo guerreó un ratillo, lo que le dejaron. El portugués concentró los flashes del estadio los primeros diez minutos, quizá para dar la bienvenida a la versión futbolística del ‘Circo del Sol’. Su cara reflejaba rabia y despecho. A lo mejor estaba maquinando cómo devolver la jugarreta al Barça vestido de blanco merengue el próximo año.

Será complicadísimo avergonzar al Barcelona en el nuevo curso. Sus exhibiciones le han creado muchos candidatos para devolverle la bofetada. El Manchester es el último de ellos, que se ponga a la cola. Y es que la providencia ha querido juntar en diez meses la pléyade más épica de la historia del Barça. Una generación que, como reconoció anoche Laporta, ha estudiado la filosofía de Johan Cruyff. Es verdad que este equipo maneja los axiomas que en su día inculcó el holandés, pero ni siquiera al ‘Dream Team’ le fue concedido el privilegio de contar con futbolistas únicos e irrepetibles. Enhorabuena para Messi, Iniesta, Xavi, Eto’o, Puyol y el resto. Habéis rendido el mejor de los tributos al fútbol y el mundo os lo agradece. Va por vosotros.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , , , , , , , , , ,

Deja tu respuesta