Blogs

Y Florentino no verá un euro ni del Sursum Corda

Por una vez la UEFA debería mediar en algo serio. No es de recibo que la Federación Española deje marchar a Xavi y  Puyol  cuando Francia retiene a Lass Diarra, que está sancionado y no podrá jugar contra Austria el próximo miércoles. Las flagrantes huidas de algunos internacionales, con el consiguiente debate selecciones-clubes, insta a Platini a crear una norma que regule las convocatorias. Entiendo que un jugador sancionado regrese con su club si su país se juega la simple honrilla (caso de España). Quizá también sea equiparable a los lesionados que no puedan jugar el siguiente partido de todas las maneras. Pero ayer, el doctor del combinado español, Óscar Celada, afirmó que Iniesta no era irrecuperable para el duelo contra Bosnia del miércoles. Entonces, ¿por qué se ha ido también el manchego?

Fernando Torres sufre molestias y su concurso pasado mañana no es seguro. También podía haberse vuelto a Liverpool. Es vox populi  que Hierro, director deportivo de la RFEF, y Guardiola hablan a menudo de muchas cosas, entre ellas, de los barcelonistas que juegan con España.  Y después de esta situación, el técnico azulgrana estará eternamente agradecido: puede contar con sus pupilos más aventajados durante una semana entera. Lo más prudente habría sido retener a todos los internaciones hasta después del partido de Bosnia, tanto lesionados como sancionados. Pero como en este país siempre hay que buscar el enredo fácil, hemos tenido que esperar a que la selección se clasificase para buscar críticas en cualquier chorrada que se nos ocurriese.

Otro debate, éste sí saludable y subsanable (a pesar de que la FIFA se empeñe en lo contrario) es la compensación que las federaciones deberían dar a los clubes por devolverles jugadores lesionados. Cristiano Ronaldo ha vuelto a Madrid con el tobillo derecho hecho trizas. El problema es que no está tan claro que la culpa sea de los servicios médicos portugueses. Antes que todo, los médicos del Real Madrid realizaron una última prueba a Ronaldo para confirmar si estaba apto para acudir con su selección. El luso se fue y por tanto, físicamente podía jugar. Otra historia es que hubiese entrenado a tope en los días previos a la cita contra Hungría. Al final, da igual depurar responsabilidades porque el Madrid no podrá contar con su mejor jugador durante un mes. O sea, que la inversión de 96 millones podría tardar en rentabilizarse más de lo previsto. Y Florentino no verá un euro ni de FIFA, ni de UEFA, ni del Sursum Corda.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , , , , , , , ,

Deja tu respuesta