Blogs

Aquel nene que regateaba a cualquiera

messi-ganar.jpg

Vaya por delante mi felicitación a Leo Messi, justísimo ganador del preciado Balón de Oro. Éste sí es un título que recompensa las gestas de los mejores del mundo, no como la baratija del FIFA World Player, ideado por la propia FIFA para intentar acaparar la atención del prestigioso premio que concede anualmente France Football. Pero como digo, Messi ha sido el vencedor por unanimidad y  sus genialidades providenciales así lo certifican.

Messi ha ganado casi toda la gama de títulos que reconoce el espectro futbolístico. A nivel de clubes, le falta la chorrada del Mundialito, torneo que puede caer para el Barça dentro de dos semanas en Abu Dhabi. Su único punto negro es la selección argentina, en la que no acaba de encontrarse cómodo. Su infinito talento implica sacrificios colectivos y Maradona, precisamente, nunca se ha mostrado comprensivo con los caprichos del genio menudo. El Mundial de Sudáfrica debería deificar a  Messi en los anales de la leyenda albiceleste, pero a siete meses vista para la cita, la Argentina del ‘Pelusa’ es una verbena a punto de reventar.

Palmarés al margen, os recomiendo que busquéis en youtube un vídeo único del pequeño Messi con cinco añitos, regateando en un campo de tierra a cualquiera que se le ponía por delante. La pelota le llegaba a la rodilla pero Leo, que entonces jugaba en el equipo de su barrio, el Grandoli, no es que apuntara maneras sino que dejaba pasmado a todo el mundo.

Por enésima vez los cazatalentos del Barça auguraron con criterio un porvenir esperanzador a otro chavalito de entre los cientos que intentaban entrar en las categorías inferiores. Messi fue a hacerse la prueba con el Barcelona y, pese a sus problemas hormonales, La Masía le acogió con admiración y expectación. Sus referencias allende nuestras fronteras eran encomiables. En Newell’s la liga alevín se le quedó chica debido a su descomunal virtuosismo y River Plate cometió la imperdonable torpeza de no acogerle porque dudó de su progresión física. En consecuencia, la cantera culé encontró a su nuevo fantástico, pulió sus superpoderes y le ha guiado hasta este momento, el de Messi y nadie más.   

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , , ,

Deja tu respuesta