Blogs

Pepe era quien hacía bueno a Cannavaro…

pepe-buena.jpg

¡Maldita coincidencia! Justo cuando el Madrid inquieta al Barça, va Pepe y se lesiona hasta la siguiente temporada. El mejor central del mundo (lo creo de verdad) está tristón, pero no tanto por no poder ayudar al Madrid, sino porque deja a Portugal coja para el Mundial, el caramelito más gustoso para cualquiera.

Ahora que el Madrid tiene mucho tiempo para echar de menos a su segundo gran portugués, es un buen momento para atribuir a Pepe todo el mérito que se merece, que no es poco. Su destino fue complicado de por sí: llegaba a un equipo deshecho después de la criba post-Capello. Su cometido inicial rayaba la osadía: hacer olvidar al mismísimo Fernando Hierro. Encima, a estos dos factores hay que añadir el dispendio de treinta millones que hizo el Madrid por él cuando Pepe era, sencillamente, un perfecto desconocido. El negocio de este mundillo se llevó las manos a la cabeza por semejante desembolso, pues era obvio que venía un defensa sin credenciales. Pero el entonces director deportivo, Pedja Mijatovic, apostó por este fichaje sin miramientos. Aquí sí que acertaron los ojeadores, el órdago del montenegrino salió de maravilla.

En consecuencia, a Pepe sólo le quedaba jugar como había aprendido y de aprendiz, valga la redundancia, junto a nada más ni nada menos que un Balón de Oro, Cannavaro. Sin embargo, pronto se vio que el chicarrón portugués ocultaba la lentitud del italiano una y otra vez. El veterano campeonísimo ya no estaba para muchos trotes, así que al novato le tocó el gran marrón del buen central: salir al corte. El Bernabeu comenzaba a mascullar que Pepe era quien hacía bueno a Cannavaro, y no al revés.

Han transcurrido tres temporadas y Pepe ha aguantado todos los embates mediáticos que han ennegrecido la historia de los centrales del Madrid. La lista de experimentos estrepitosos ha sido larga: Karanka, Iván Campo, Pavón, Mejía, Rubén González (el que lloró en un Sevilla-Madrid tras ser sustituido por Queiroz), Woodgate, Raúl Bravo (cuando fue reconvertido a central) y queráis o no, Cannavaro. Olvidados todos estos malos tragos, Pepe se ha erigido como el jefe de la zaga. Y si más triadas no lo impiden, así será hasta dentro de varios años.

No obstante, nada puede hacer el supercentral hasta después del verano. Por ello, Valdano ha reconocido que están batiendo el mercado invernal, pero los centrales fiables no salen así por así. El Madrid lo sabe bien. O sea que una apuesta creíble sería reconvertir definitivamente a Sergio Ramos, un cambio que le ayudaría a espabilar del todo;  recolocar a Arbeloa en su puesto natural de lateral derecho y, aquí viene la temeridad, arriesgar con Drenthe o Marcelo en la izquierda, o pensárselo dos veces y recuperar a Roberto Carlos sin su reprís de antaño. Sólo es una idea.  

 

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , , , ,

Una respuesta a “Pepe era quien hacía bueno a Cannavaro…”

  1. bokeron11 dice:

    Buenas ideas,pero la de R.Carlos la descarto.

    Me imagino que la mala suerte va por barrios,aunque hace meses se ha instalado en plan okupa por Concha Espina,lo del año pasado ya fué muy grave y fuerte:9 meses de lesión a estas alturas para Diarrá(de ahí que se fichara el bueno,a Lass) y otros 9 para Van Nistelrooy,sin contar lo más grave,De la Red sería a día de hoy un estandarte importante en el equipo,independientemente de quién hubiera llegado.Todavía tengo las imágenes grabadas en la retina de su “Síncope agudo” que le ha dejado apartado de momento del escenario.A él y a Pepe les deseo lo mejor,una pronta recuperación,a los 2 les echamos de menos.

    Otra idea sería también rastrear lo que viene de Valdebebas,creo que hoy Pellegrini con muy buen criterio ha testeado a los chavales.
    Y dicho esto,Sr. Albelda,disculpe lo pesados que somos algunos madridistas,al final va a tener usted la razón,somos pesados,muy pesados,por desgracia para usted un jugador del Madrid estará 6 meses de baja,con lo que eso conlleva,aguantar lo rematadamente pesados que somos…mil perdones.

Deja tu respuesta