Blogs

Hoy nos reiremos nosotros

No me negaréis que tenemos ganas a los franceses. A pesar de que España mola hoy más que nunca, nuestros vecinos del norte nos han hecho la puñeta siempre que se han cruzado por delante. Esta noche toca amistoso y ahí no nos tosen (los dos últimos nos los hemos llevado); pero cuando la cosa ha ido en serio, la selección española se ha achantado. Ocurrió en aquella finalísima de París de triste recuerdo para Arconada; también Raúl tuvo que aguantar una diatriba nacional tras su fallo en el penalti de la Euro2002 y, por último, Luis Aragonés observó impotente y abatido cómo un grupo de veteranos casi retirados hizo trizas su planteamiento táctico en el último Mundial. Los antecedentes son pasado, sí, pero conviene recordarlos para que a la próxima, mismamente hoy, seamos nosotros quienes nos regodeemos de ellos.

El partido ha cobrado tanta expectación que esta semana nadie ha levantado la voz contra el casi siempre destartalado calendario FIFA. Es cierto que un amistoso no viene a cuento en plena Champions, pero es el ogro francés quien está delante y conquistar París nunca es baladí. Recuerdo que en 1998 nos invitaron al estreno del estadio de Saint-Denis pensando que no les aguaríamos la fiesta. Lo previeron bien: Zidane marcó gracias a la contribución de un Zubizarreta en sus últimos estertores y el graderío se mofó una vez más de los españolitos que nunca se comían un rosco contra selecciones imponentes. Claro, entonces nosotros pertenecíamos a la serie B.

Cómo ha cambiado la historia en una década. Hoy son los franceses quienes recelan de nuestro fútbol de calidad premium y de la ausencia en sus filas de un Zidane o una versión cercana de él. Ribery es el candidato, aunque continúa opositando; quizá sea porque Zidane sólo hubo uno. El habilidoso extremo del Bayer se ha postulado como el único perito valido para deshacer el monumental entuerto que ha causado el seleccionador Domenech. No obstante, le faltan un par de partidazos a nivel mundial para dar el salto definitivo al estrellato. Porque Ribery aún no ha llegado a su tope, de lo contrario no se habría montado en España el debate sobre si Jesús Navas es más apropiado que el francés para la banda derecha del Madrid. Hoy veremos a ambos, aunque el club merengue prefiere a Ribery.

Por cierto, anoche España sub’21 reventó todas las quinielas de las casas de apuestas. Se barajaba un buen saco de más de cinco goles ante la panda de Lietchenstein y al final los nuestros ganaron 3-1, resolviendo el soporífero partido a falta de quince minutos. Igual si hubiese jugado Canales, el trámite sido más emocionante. Pero a López Caro, entrenador de la sub’21, no se le ocurrió nada mejor que salir al paso de la polémica con un anodino “ya habrá tiempo de que venga Canales”. Pues eso, que le convoque cuando cumpla 22. 

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , , , ,

Deja tu respuesta