Blogs

A ‘Mou’ le han picado desde Barcelona

31aaa0ef666da8fb9e0da9f71c9ed0ce_extras_albumes_0.jpg

Eto’o se resignó a achicar espacios por delante de Maicon; Sneijder y Pandev pegaron su cogote a los trotones Cambiasso y Zanetti,…y todo esto cuando sólo se habían jugado ¡diez minutos! Sí, el Inter ganó definitivamente a su modo, quizá por eso dudo si Mourinho es la panacea que necesita el madridismo. Seguro que a Florentino le va a venir de maravilla para contrarrestar tanto avasallamiento azulgrana, pero puede que Mou no sea el tío idóneo en busca de la ansiada dinastía. Además, su llegada a Madrid no responde a un sueño platónico; a Mourinho le han picado desde Barcelona con la milonga de ‘traductor de pacotilla’ y qué mejor manera que restregarle su desmesurado ego al Barça desde la trinchera enemiga.

Así es, Mourinho llega al Bernabeu con su áura de ganador nato sí o sí, un émulo de Capello disfrazado de peliculero. Y es que cada partido es una función distinta para el portugués; sus declaraciones siempre altisonantes gustan a los periodistas y quitan presión a sus jugadores. Tal cual lo ha confesado varias veces, porque eso del juego psicológico lo maneja al dedillo. Si supo lidiar con la prensa de Barcelona cuando interpretaba (nunca mejor dicho) las irritantes ruedas de prensa del entonces técnico Louis Van Gaal, cualquier otro brete le supone una minucia. A ‘Mou’ le entusiasma el circo que rodea al fútbol; mejor dicho, digamos que le trae sin cuidado todo lo que no sea ganar…a cualquier precio.

Y como las aficiones son antojadizas, puede que la del Madrid acabe simpatizando con las tácticas de Mourinho. No en vano, la prioridad es ganar y punto, el buen fútbol puede esperar. La gracia es que el casi ex entrenador del Inter va a convertir Valdebebas en una fiesta continua, en la que tendrán cabida toda clase de críticas de periodistas y las consiguientes réplicas del entrenador. Capello, por ejemplo, no entraba nunca al juego; él hacía y deshacía a su antojo (como ‘Mou’), pero no le apetecía ‘perder el tiempo’ con la prensa. El caso es qué dirá Mourinho si los reproches asoman desde la grada: Florentino, como cualquier buen presidente, se escuda en la soberanía de los socios, pero, claro, los mismos socios no han pedido la cabeza de Pellegrini y al chileno se le va  a dar boleto en las próximas horas.

Otra conjetura curiosa sería averiguar qué haría la directiva si ‘Mou’ no cumple con las expectativas y no rasca títulos. A Pellegrini no le han concedido reválida, pero el portugués va a firmar un contrato desorbitado de diez millones de euros anuales. Sólo la firma ya vale tres reválidas seguidas, porque Florentino no se va a arriesgar a conceder más finiquitos.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , , , ,

Deja tu respuesta