Blogs

Tampoco hay que tomarlo en serio

1290019210_0.jpg

No me ha gustado que en los mentideros periodísticos se haya dudado de España, somos los campeones mundiales y no hay mayor motivación para un rival que ganarnos. Y vale que las últimas derrotas no han sido muy decorosas para nosotros, pero tampoco se puede dudar de que la dichosa estrellita nos supere.  El partido de Lisboa ha sido contundente, sin ningún paliativo, pero en el fondo era un amistoso. Paradojas de nuestra idiosincrasia, antes entonábamos en los amistosos para pegárnosla en los mundiales; si la historia toca ahora a la inversa, bienvenida sea.

De todos modos, Del Bosque fue muy explícito y confesó que sus chicos no le pusieron ganas; sin duda, es una autocrítica inmejorable. Además, al seleccionador no le falta razón: la fecha fue muy inoportuna, la goleada no tanto. Dentro de diez días el Barça-Madrid paralizará el mundo y, claro está, nadie en su sano juico se lo quiere perder. Por eso, Xavi e Iniesta no quisieron vacilar mucho con la defensa portuguesa, no fuera que saliesen escaldados; Piqué y Puyol estuvieron más bien blanditos y Ramos, bueno, la verdad es que ofreció una clase magistral de cómo correr al trote sin apenas sudar. Preocupa que haya cogido los vicios de Roberto Carlos en su última etapa: jovial en el ataque y perezoso para retomar la posición.

Aunque la vergüenza quizá no fue excesiva para el ala dura del madridismo. Cristiano demostró que cuando se pone, es simplemente bestial. Por fin consiguió sentar (de culo) a Piqué e inventarse una floritura que hasta Casillas hubiera aplaudido. Sólo faltó que Nani no hubiese sido tan buitre. Da igual, ahí queda el regate.

Como también quedó ahí el desquite de Messi con Argentina. Era otro amistoso, pero a fin de cuentas era un Brasil-Argentina. Y a pesar del bodrio, el argentino se marcó su esprint de fábrica para acabar con su esplín habitual cuando juega por la patria; regateó por una, dos y tres veces, y la clavó como aprendió: rasa adonde no llegan las manoplas. Vamos, como el chicharro que le ha metido hoy al Almería. Ya veis: Messi-Cristiano-Messi-Cristiano; todo huele al partidazo. O sea que a la gente no le interesan amistosillos en estas fechas…importa lo que importa.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , , , , , , ,

Una respuesta a “Tampoco hay que tomarlo en serio”

  1. Mikas dice:

    Estoy de acuerdo contigo, cuando ya no hay que demostrar nada no se echan huevos en los amistosos. Antes no ganabamos nada y en un amistoso contra Brasil o Francia era cuando nos dejabamos el alma para decir, eh! estamso aqui y somso buenos, y como ganabamos llegabamos ilusionados a las grandes competiciones y asi el palo que nos llevabamos, pero ahora han cambiado las tornas, son los demas los que ganan prestigio ganandonos, pero a lo que no se puede llegar es a la humillacion del 4-0, entiendo que pierdan, pero que no sea goleada por favor.

Deja tu respuesta